Restauración

Lizarrán calcula una caída de sus ventas de al menos el 50% en 2020

Su matriz, Comess, culmina la entrada de GED con dos ampliaciones de capital. La compañía entró en causa de disolución al cierre de 2019

Lizarrán calcula una caída de sus ventas de al menos el 50% en 2020

Comess Group, la compañía de restauración dueña de las tabernas Lizarrán o los restaurantes Cantina Mariachi, estima una caída de su facturación del entorno del 50% para el ya finalizado ejercicio 2020, marcado por la pandemia y los cierres que ha sufrido la restauración desde su propagación.

Así lo muestra en las cuentas consolidadas que ha depositado en el Registro Mercantil relativas al ejercicio 2019, pero donde analiza las consecuencias del Covid-19 en los meses posteriores a su cierre. “Va a haber un impacto importante en el volumen de facturación de la compañía, que se estima en el entorno del 50%”, explica en su informe de gestión. Este va más allá y añade que “el impacto de la pandemia en el negocio se arrastrará también al ejercicio 2021, que entendemos será el ejercicio de la vuelta a la normalidad de manera paulatina”.

La crisis sanitaria no le llegó en el mejor momento a la compañía fundada por Manuel Robledo. En 2019 perdió dos millones de euros y su facturación fue de 12,8 millones. Los malos resultados hicieron que entrase en causa de disolución al ser su patrimonio neto inferior a la mitad de su capital social, y contaba con un fondo de maniobra negativo de 3,1 millones. Además, durante ese ejercicio incumplió los ratios financieros ligados a un préstamo de Oquendo, el fondo accionista con un 40% del capital entonces, y con otro firmado con Bankia, Santander y CaixaBank.

Aun así las cuentas, firmadas el 25 de noviembre pasado, se formularon bajo el principio de empresa en funcionamiento, ya que Comess dice contar con el apoyo financiero de Oquendo al menos “hasta el 30 de noviembre de 2021”; mantener conversaciones con las entidades financieras para renegociar la deuda bancaria, que ascendía a 6,8 millones [durante 2020 accedió además a 2,1 millones en créditos del ICO]; y las negociaciones “avanzadas para la entrada de nuevos socios”

Estas cristalizaron a finales de diciembre, cuando Comess anunció la entrada de la gestora española GED Capital, que se ha convertido en su accionista mayoritario en lugar de Oquendo. Una entrada que, precisamente, se ha concretado recientemente. El Boletín Oficial del Registro Mercantil mostraba este miércoles la ampliación de capital ejecutada para su entrada en el accionariado y, de paso, para solucionar los problemas de Comess con sus fondos propios.
En concreto son dos ampliaciones: una por 3,4 millones y otra por 16 millones, que elevan el capital social de Comess a 29,4 sin contar prima de emisión.

Normas
Entra en El País para participar