Londres ganará más si sube los impuestos a todas las ventas online

Reino Unido aplaza la decisión sobre un nuevo tributo del 2% sobre el comercio por internet

Rishi Sunak, ministro de finanzas británico.
Rishi Sunak, ministro de finanzas británico. reuters

La procrastinación de Rishi Sunak puede reportar algunos beneficios inesperados. El ministro de Economía británico ha aplazado la decisión sobre un nuevo impuesto del 2% sobre las ventas online. Así gana tiempo para reflexionar sobre la mejor manera de adaptar el sistema fiscal al aumento de las compras por internet.

Sunak podría elevar el impuesto de Sociedades en sus Presupuestos del 3 de marzo para financiar la ampliación de las medidas de estímulo, según el Times. Un impuesto sobre las ventas por internet a las empresas exclusivamente online podría haber generado ingresos fiscales adicionales, pero no habría hecho mucho por reducir el déficit, que se prevé que aumente a 457.000 millones de euros en el ejercicio que finaliza en abril.

Véase Amazon, que pagaría la parte del león del nuevo tributo. Una tasa del 2% aplicada a sus ingresos británicos de 2020 duplicaría con creces su factura fiscal en el país, pero solo recaudaría 776 millones. Si se aplicara a las ventas de 2020 de las empresas de moda rápida Asos y Boohoo, pagarían 75 millones y casi 29 millones más, respectivamente.

Las tiendas de alimentación y otros minoristas se quejan de que las tasas comerciales, un gravamen sobre el valor de las propiedades de las empresas, penalizan injustamente a los que tienen tiendas y no solo almacenes en las afueras. Pero a un Gobierno con un déficit enorme puede resultarle difícil recortar significativamente los impuestos sobre la propiedad sin encontrar fuentes alternativas de ingresos, ya que estas tasas recaudan casi el 60% de los 58.000 millones del impuesto de sociedades.

Muchos minoristas con tiendas físicas están vendiendo más online. Aplicar la tasa del 2% sobre las ventas por internet a todos, y no solo a los puros online, sería aún mejor para Hacienda. Por ejemplo, según Nielsen, los ingresos de las tiendas de alimentación por internet suponen una media del 16% de su total. Si el 2% se aplicara a las cadenas Tesco, J Sainsbury y WM Morrison, Sunak recaudaría 380 millones más. Actualizarse al siglo XXI tiene su maña, pero supondría un mayor botín fiscal.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías