Crisis

El 66% de las empresas prevé recuperar el nivel de ingresos pre-Covid en 2022

Las compañías posponen un año su recuperación, según KPMG y CEOE

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi.
El presidente de CEOE, Antonio Garamendi.

Las empresas españolas se dan un año más para recuperar el nivel de facturación prepandemia. Según el documento Perspectivas España 2021, realizado por KPMG en colaboración con CEOE, el 61% de las empresas prevé comenzar a recuperar su facturación en 2021, aunque el 66% no espera volver a niveles previos al estallido del Covid-19 hasta, al menos, 2022.

Las sucesivas olas de contagio han prolongado la crisis hasta el punto de que siete de cada diez empresas califican la situación económica como mala o muy mala, aunque a 12 meses, el 39% de las compañías confía en que mejore. Los sectores más dañados, la restauración, el ocio, el turismo o el transporte, que han visto hundidos sus ingresos debido a las medidas de confinamiento y restricción a la movilidad.

“Las empresas esperan recuperar progresivamente sus ventas a lo largo del año, aunque son conscientes de que 2021 todavía presenta muchas incógnitas y será, previsiblemente, un ejercicio de transición”, destaca Hilario Albarracín, presidente de KPMG España.

En 2020, el 50% de las compañías se han visto obligadas a ajustar sus plantillas, el 47% sus inversiones y el 45% los costes de producción. Para 2021 las perspectivas mejoran y el 29% de los empresarios anticipa que incrementará su número de empleados, frente a un 32% que prevé reducirlo y a un 38% que se mantendrá igual.

Para este año la inversión permanecerá estable, ya que un 33% anticipa que mantendrá el mismo nivel inversor, un 36% la aumentará y un 32% la reducirá. Tecnología (66%), sector público (56%) y gestión de activos (53%) son los sectores en los que la inversión se incrementará con más fuerza en 2021. “Nos enfrentamos a un ejercicio que va a ser decisivo para nuestro futuro económico y de modelo de país. Los empresarios están preocupados por la situación, ya que el 73% de los encuestados la considera mala o muy mala, pero hay un 39% que se muestra positivo ante la evolución que tendrá la economía como sus negocios a lo largo de 2021”, señala Antonio Garamendi, presidente de CEOE.

Una de las medidas adoptadas por las compañías para garantizar su supervivencia ha sido la inyección de liquidez. Tras medidas como las líneas de crédito avaladas por el ICO ahora las empresas esperan los fondos europeos de los que España recibirá hasta 140.000 millones. El 46% de los encuestados quiere optar a estos fondos, un 18% lo descarta y el 36% restante todavía no sabe si los solicitará. Los proyectos de digitalización, transición energética y modernización industrial son los que despiertan un mayor interés para optar a estas ayudas.

 

El Banco de España propone paliar los riesgos de la banca con un fondo de garantía europeo

El Banco de España considera que debe "seguir ejerciendo una vigilancia estrecha sobre las entidades" y "seguir adoptando medidas para mitigar los riesgos" en que puede incurrir el sector financiero si se materializan, por lo que propone una respuesta europea a través de un "fondo de garantía de depósitos europeo plenamente mutualizado", y que la banca siga reduciendo costes y ganando eficiencia.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha planteado esas propuestas en un artículo incluido en el Informe Perspectivas España 2021 de KPMG, publicado este domingo, y ha señalado que ese fondo de garantía "supondría una contribución decisiva para garantizar la estabilidad financiera en el área del euro y evitar problemas de fragmentación financiera, tanto a corto como a medio plazo"

En consecuencia, con ello las entidades bancarias podrían seguir actuando como "factor mitigador –y no amplificador- de los efectos económicos de la pandemia".

Sin embargo, ha precisado que tras esta crisis "el sector bancario español y europeo deberán hacer frente a la baja rentabilidad profundizando en las ganancias de eficiencia, reduciendo costes y utilizando más intensivamente las nuevas tecnologías".

Hernández de Cos ha llegado a estas conclusiones después de señalar que "el deterioro en los resultados de las entidades observado en 2020 se debió, sobre todo, a la anticipación de provisiones por deterioro de crédito".

En su opinión esas aportaciones tendrán que mantenerse en "el futuro ya que el impacto pleno de la crisis sobre la capacidad de pago de los clientes se observará con cierto desfase temporal", al tiempo que ha indicado . En todo caso, el impacto final de la crisis dependerá de su magnitud y duración y de la efectividad de las medidas para paliar sus efectos sobre familias y empresas.

El gobernador del Banco de España ha indicado que los riesgos de la crisis provocada por la covid-19 han podido ser soportados por las entidades españolas por "las mejoras experimentadas durante la última década en la calidad de los balances y en los niveles de solvencia"

Así, ha comentado que "el efecto de la profunda reforma financiera internacional y el proceso de reestructuración del sector implementados en la última década en España, junto con las distintas medidas de política económica adoptadas durante esta crisis, están ayudando a mitigar y a gestionar los riesgos generados por esta"

Sobre este aspecto ha precisado que "la ratio de solvencia de partida de las entidades españolas aumentó de forma significativa en 2020 como consecuencia de la reducción de los activos ponderados por riesgo y de otras medidas adoptadas por las autoridades, como las restricciones al reparto de dividendos, así como por la reducción de la morosidad registrada en el año".