Bolsa

La fiebre por la inversión en marihuana se apodera de Wall Street

Las compañías vinculadas al cannabis registran un inicio de año fulgurante ante la expectativa de que el gobierno de Biden despenalice la marihuana con fines médicos en todo el país

La fiebre por la inversión en marihuana se apodera de Wall Street
Getty Images

El mercado bursátil se ha vuelto cada vez más permeable a las modas y uno de los sectores que está atrayendo el interés de los inversores, aunque no solo de forma anecdótica, es el de la marihuana, ya sea a través de compañías que la emplean para uso medicinal como también las que lo hacen para uso recreativo. Los pequeños inversores de Wall Street organizados a través de Reddit han puesto a estas empresas en el disparadero de sus compras, disparando sus volúmenes de negociación y también la volatilidad en sus precios.

La canadiense Sundial Growers, que cotiza en el Nasdaq, y la estadounidense Tilray acumulan en lo que va de año subidas meteóricas en Bolsa, del 206% y 230%, respectivamente, con sus cotizaciones inmersas en una auténtica montaña rusa. Los títulos de Tilray, con una capitalización bursátil que se ha colocado en los 4.300 millones de dólares, registraron el 10 de febrero un alza del 50,5% para desfondarse al día siguiente el 49,6%.

La especulación se ha cebado con las cotizaciones de estas compañías, reflejo de una operativa que busca una rápida ganancia que difícilmente puede sostenerse después. Pero más allá del atractivo innegable que este tipo de compañías ejercen sobre el público millenial, cada vez más presente en la operativa bursátil de Wall Street, existe también una poderosa expectativa de negocio que podría permitir la clara consolidación de los actuales jugadores y el crecimiento a futuro de este mercado.

El uso de la marihuana, ya sea terapéutico o recreativo, es mucho más amplio en EE UU que en Europa y podría dar un salto significativo durante la presidencia de Joe Biden. En la actualidad, hay numerosos estados que han legalizado el uso medicinal del cannabis, aunque solo un puñado permite el recreativo. La legalización del cannabis con fines terapéuticos se ha ido extendiendo por EE UU desde que en 1996 California fuera el primer estado en autorizarlo. Y Canadá legalizó en 2018 su uso recreativo, dando paso a un fenómeno por el que compañías canadienses del sector saltan a cotizar a la Bolsa estadounidense.

La gran apuesta ahora está en ver si, como avanzó la actual vicepresidenta Kamala Harris en campaña electoral, el partido demócrata despenalizará el uso de la marihuana a nivel federal. Las cinco compañías más negociadas en la plataforma Robinhood el día después de las elecciones en EE UU fueron compañías relacionadas con el cannabis. Después de todo, según estimaciones de New Frontier Data recogidas por Bloomberg, el mercado legal de productos relacionados con la marihuana podría duplicarse en 2025 desde los niveles actuales, hasta alcanzar los 41.500 millones de dólares.

En Europa, la industria relacionada con la marihuana es mucho más limitada y restringida al uso terapéutico, y más aún los vehículos cotizados. Existe el ETF Medical Cannabis and Wellness, que ha cumplido su primer año en el mercado británico y alemán. Un tiempo en el que se ha revalorizado el 57,4%, si bien en los últimos tres meses su repunte es de casi el 60%.

La estadounidense Tilray está en negociaciones para comercializar sus productos de uso terapéutico en Reino Unido y ya ha recibido autorización para hacerlo en Portugal. Y en Francia, Neuraxpharm ha sido seleccionada para participar conjuntamente con Panaxia Labs, el mayor fabricante de cannabis medicinal de Israel, en el programa piloto de la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento y Productos Sanitarios de Francia (ANSM) sobre el uso medicinal del cannabis.

En el foco de las farmacéuticas tradicionales

Uso medicinal. El empleo del cannabis con fines terapéuticos está atrayendo a la industria farmacéutica tradicional. El más claro ejemplo es la adquisición realizada recientemente por parte de Jazz Pharmaceuticals –socia de PharmaMar en EE UU– de GW, por un importe de 6.000 millones de euros. Jazz se hará por tanto con el control del fármaco Nabiximoles, dedicado al tratamiento de la esclerosis múltiple y que fue primer derivado natural de la planta de cannabis en recibir este tipo de autorización en todo el mundo.

Normas
Entra en El País para participar