Mapfre cae en Bolsa tras anunciar una reducción de su beneficio en 2020

La depreciación de las divisas de Brasil y Turquía ha impactado en las cuentas

Mapfre ha cerrado 2020 con una caída del 13,6% en el beneficio, hasta los 526 millones de euros. Las cuentas han estado por debajo de lo que esperaba el consenso de analistas: 627 millones de euros según la media de expertos consultada por Bloomberg. El mercado está castigando las acciones de Mapfre, con una caída del 3,5% a mitad de sesión. En 2020, los títulos de la aseguradora perdieron un 32,5%.

"No estamos satisfechos con la valoración que nos otorga el mercado", ha explicado Antonio Huertas, presidente de Mapfre, durante una rueda de prensa telemática. "Pero el mercado es soberano. Ahora bien, creo que se acabará reconociendo el valor fundamental de esta compañía. Hay que recordar que ahora los inversores creen que el grupo Mapfre vale solo la mitad de lo que está reflejada en nuestra contabilidad, lo cual me parece exagerado"

La empresa ha anunciado que propondrá un dividendo complementario correspondiente a 2020 de 0,075 euros, cantidad un 12,6% inferior al complementario del año pasado. En conjunto, Mapfre pagará 0,1255 euros a cargo de las cuentas de 2020, frente al 0,1464 de 2019; el descenso es del 14,3%, con un pay out de más del 75%.

"Hemos vivido un año excepcionalmente difícil para todo el mundo. Pero creo que hemos superado con nota el test de estrés del Covid", ha reflexionado Huertas. En cuanto al dividendo, el presidente de Mapfre ha recordado que en los últimos cinco años han repartido casi 2.200 millones de euros en efectivo a los accionistas. También ha considerado que "el nivel de reparto de dividendo ha tocado mínimos en 2020 y en los próximos años será superior".

Huertas ganó un 17% menos en 2020 por la caída de variables

El grupo Mapfre ha remitido hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el informe de 2020 sobre remuneraciones de los consejeros. En este documento se recoge un aumento del 1% del sueldo fijo de la alta dirección de la aseguradora, a pesar de que el año pasado cayó la facturación, el beneficio neto y el valor de la acción.

En concreto, se explica que el presidente de la compañía, Antonio Huertas, cobró un fijo de 844.908 euros en 2020, un 1% más que el año anterior. El vicepresidente primero, Ignacio Baeza percibió 541.610 euros. José Manuel Inchausti Pérez, vicepresidente segundo, 404.000 euros. Francisco José Marco Orenes, presidente de Mapfre Global Risks, 393.190 euros. Y Fernando Mata Verdejo, director financiero, 434.550 euros. En todos ellos ha habido un incremento del 1%.

Donde sí que ha habido una caída es en la retribución variable. Antonio Huertas, percibió entre fijo y variable 1,69 millones de euros, un 17% menos que el año anterior. En otros directivos del grupo, las diferencias entre las retribuciones de 2020 y 2019 son muy inferiores.

La pandemia ha afectado al primer grupo asegurador en varios ámbitos pero su efecto neto ha sido neutro. La siniestralidad ha crecido en la rama de decesos, por la mayor mortalidad asociada al virus, si bien ha bajado en automóvil y en salud (por el retraso de intervenciones). El coste bruto de los siniestros provocados directamente por el Covid ha sido, según la empresa de 367 millones, de los que un tercio lo ha recibido la filial de reaseguros.

"Si sumamos los ahorros por la menor siniestralidad en automóviles, se acercan a los 350 millones de euros que es aproximadamente el impacto total del Covid en diferentes partes del negocio, incluidos los descuentos en pólizas que hemos aplicado", ha apuntado Fernando Matas, director financiero del grupo.

El confinamiento ha recortado la venta de nuevos seguros, lo que ha provocado un descenso de las primas en un 11%, hasta los 20.482 millones de euros, siendo mayor la caída en el negocio de automóvil (15%) y vida (20%). En total, los ingresos bajan el 10,7% hasta 25.419 millones.  Las medidas de apoyo a asegurados han supuesto un pacto de 55,5 millones en España y 31,8 en EE UU.

Con todo, el factor que más ha afectado al nivel de ingresos ha sido la devaluación de las divisas en varios países donde opera el grupo. Especialmente en Brasil y Turquía. Sin este efecto, y quitando la renovación periódica de una póliza bianual con la petrolera Pemex, la caída de los ingreso habría sido solo del 2%.

El grupo ofrece sus centros para la vacunación masiva

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, ha ofrecido a las autoridades sanitarias españolas los 25 centros de salud y los 40 centros del automóvil para poder participar en la vacunación masiva de la población. "La prioridad absoluta ahora es vacunar al mayor número de gente que sea posible. En nuestros centros de salud tenemos 700 sanitarios que pueden contribuir a esta campaña. Y en nuestros centros del automóvil se puede acceder directamente con el coche, lo que facilita que la vacunación se pueda hacer en condiciones de máxima seguridad", ha apuntado el directivo.

Huertas se ha mostrado escéptico con la posibilidad de que el 70% de la población española esté vacunada en el verano, el objetivo fijado por el Gobierno. "La propia Comisión Europea ha reconocido que los programas de compras de vacunas se han quedado cortos, y creo que España, al igual que otros países, se va a retrasar respecto a los planes previstos".

El resultado también se ha visto castigado por los terremotos de Puerto Rico, con un impacto de 68 millones. "Excluyendo esta siniestralidad extraordinaria, el beneficio se mantendría estable", indica Mapfre en nota de prensa.

La empresa, además, ha ajustado fondo de comercio al impacto del virus, lo que ha supuesto saneamientos contables en filiales de Italia, Turquía e Indonesia por valor de 131,6 millones de euros, también cargados contra la cuenta de resultados, más otros 32,4 millones de deterioros aplicados en la filial de EE UU y ligados al sistema informático. 


El negocio en España

Un año más, la filial que más ha aportado a los resultados del grupo ha sido la de Iberia. España y Portugal han allegado 453 millones al beneficio neto (el 86% del total). La segunda mayor aportación la ha hecho  el negocio en Latinoamérica (230 millones), en el que Brasil tiene una especial relevancia.

En España ha habido una fuerte mejoría de los ratios de siniestralidad (gracias en buena medida al menor número de accidentes de coche). La facturación ha caído un 9%, hasta los 6.862 millones de euros, sobre todo por las menores ventas de seguros de vida provocada por la perdida de rentabilidad de los seguros de vida-ahorro, que se utilizan casi como vehículos financieros.

En los seguros de automóviles, la facturación ha descendido un 2%, sobre todo por los descuentos aplicados en las primas, para compensar la falta de uso de los automóviles por culpa de las restricciones a la movilidad. En los seguros generales y en salud y accidentes ha crecido la facturación.

Normas
Entra en El País para participar