Las telecos arrecian en su presión para que baje el precio de la subasta de espectro 5G

El secretario de Estado afirma que podría haber cambios

Las operadoras consideran que España es de los países más caros

Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales.
Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales.

Las telecos parecen haber arreciado en las presiones para tratar de abaratar el precio de entrada en la próxima subasta de 700 MHz, destinada a la nueva tecnología móvil 5G, prevista para el mes de marzo. De nuevo, sus críticas se centran en el alto precio y en las obligaciones de cobertura del servicio.

En este escenario, Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, afirmó ayer que el Gobierno no descarta modificar el precio de salida de 1.170 millones de euros, establecido en las bases de licitación que salieron a información pública. En una entrevista con Efe, Sánchez explicó que el proceso está en fase de “análisis” por parte del Gobierno, de las 19 alegaciones que se han presentado a las bases de licitación de esta subasta que salió a consulta pública en diciembre y que se resolverán en este mes.

El precio de salida de la subasta, dividida en ocho bloques, ha acaparado una buena parte de las alegaciones presentadas. “Lo vamos a estudiar. Si como consecuencia del estudio vemos que los argumentos presentados -para bajar el precio- tienen mérito suficiente, entonces se reconsiderará”, dijo el responsable, quien añadió que esto no quiere decir que se vaya a modificar.

Sánchez señaló que las subastas no son caras o baratas en sí, sino que salen a un precio y a partir de ahí el mercado determina su valor. “Puede resultar un contrasentido” el defender que en España la subasta es cara y, por ejemplo, “en la de Alemania pagar más dinero”, apunta Sánchez, que añade que las condiciones fijadas en España son más o menos las mismas que en otros países.

Compañías como Telefónica, Vodafone, Orange o MásMóvil, entre otras, están muy pendientes, puesto que esta subasta de espectro supondrá una de las mayores inversiones de los últimos años. Fuentes de las operadoras mostraron su satisfacción por el hecho de que se estén valorando las peticiones del sector, y volvieron a advertir del alto precio. Las críticas vienen desde otoño, cuando en el proyecto de los presupuestos generales del estado de 2021, se incluyó una previsión de captar 2.100 millones de euros con las subastas de espectro.

Además, las operadoras no están de acuerdo en que se compare España con Alemania, puesto que la estructura del mercado es diferente en ambos países, y advierten de que 2019 no es igual que 2021. Según fuentes del sector, en España, al valor del precio de salida en la subasta, hay que incluir el coste que supone la tasa anual del espectro. En su opinión, los precios de salida en España, que supera los 0,52 euros por MHz y habitante, se sitúan entre los más elevados de Europa, solo por detrás de Francia e Italia y muy alejados de Alemania y Reino Unido.

De igual forma, advierten de la complicada situación que vive el sector, envuelto en una dura competencia que está impactando de forma negativa en los ingresos de las compañías trimestre a trimestre. “El sector está dominado por el bajo coste y las promociones comerciales”, dicen fuentes de las operadoras, que apuntan que los ingresos de las operadoras por servicios móviles han bajado cerca de un 35% en la última década.

Bajo sus cálculos, el precio de salida por bloque de cinco MHz aumenta un 17% en la subasta de 2021 frente a la licitación de 800 MHz que tuvo lugar en 2011, con un incremento superior al 40% en las tasas anuales de espectro.

En este marco, las telecos reiteran su argumento de que, si los costes de subasta se disparan, repercutirá de forma negativa en la velocidad del despliegue de la red de 5G. Unas inversiones claves para la industria de las telecomunicaciones en España, que se moverán en un rango entre 5.000 y 6.000 millones de euros. En este caso, no obstante, el despliegue de 5G va a contar con financiación pública, derivada de los fondos de recuperación europeos. Con ese objetivo, el Gobierno anunció el lanzamiento del plan de Estrategia de Impulso al 5G, en el que se invertirán 2.000 millones en cinco años. Los presupuestos generales del estado incluyen este año unas partidas de 300 millones.

El objetivo del plan es alcanzar al 75% de la población española con cobertura 5G, así como cobertura ininterrumpida en las principales carreteras, ferrocarriles y puntos singulares como aeropuertos.

Cobertura

Otra de las críticas de las operadoras con respecto al proceso se ha centrado en las obligaciones de cobertura. Entre otros requisitos para los adjudicatarios figura el de proporcionar cobertura al 100% de las poblaciones de 50.000 y 20.000 habitantes en un plazo de tres años, en función de los bloques que se adjudiquen.

Algunas de las telecos piden que se amplíe a cinco años esta obligación. Fuentes de las operadoras afirman que los requisitos adicionales de cobertura en otros países no son tan exigentes en plazo como los que se ha propuesto en España.

Otras cuestiones abiertas

MásMóvil. Con respecto a las peticiones planteadas por MásMóvil, para que las condiciones de la subasta contemplasen su condición de cuarto operador, Roberto Sánchez señaló que es “poco probable” que se incluyan especificidades para un operador determinado. En términos generales, MásMóvil ha insistido en ocasiones que cuenta con suficiente espectro para ofrecer servicios 5G, además de poder recurrir al acuerdo mayorista con Orange, que incluye esta tecnología.

Pago. Otra de las cuestiones abiertas es el pago único en la subasta, frente a la posibilidad de diferir el pago, tal y como se hizo en 2018, con la licitación de la banda de 3,5 GHz. En aquella ocasión, se estableció el desembolso diferido para facilitar los pagos de las operadoras. Sin embargo, algunas telecos se mostraron reticentes con posterioridad, indicando que, dada la actual coyuntura de tipos de interés bajos, tenía capacidad para captar financiación en el mercado a un menor coste que el establecido por el Gobierno.

Más subastas. El Gobierno prevé sacar a subasta el 22 de febrero 20 Mhz de una de las bandas de frecuencias claves para la telefonía móvil 5G (la de 3,5 GHz), que estaban siendo usados para el servicio de radiolocalización por Defensa. El precio de salida rondará los 42 millones de euros. Para final de año, el Ejecutivo podría subastas frecuencias de la banda de 26 GHz.

Normas
Entra en El País para participar