Andy Jassy, el hombre que lo hace todo en internet y Amazon

La sombra de Bezos desde hace 20 años se enfrentará a los conflictos con los antimonopolio y con los trabajadores

Andy Jassy, próximo CEO de Amazon.
Andy Jassy, próximo CEO de Amazon. reuters

Parafraseando al grupo Astrud y su canción Hay un hombre en España, hay un hombre en internet que lo hace todo: aloja en sus servidores los datos con los que funcionan startups, agencias estatales o hasta el internet de las cosas. Si Amazon Web Services (AWS) se cae, se apaga un tercio de internet. Su jefe es Andrew Andy R. Jassy (Scarsdale, Nueva York, 1968), que este año lo será también de todo el grupo, tras la decisión de Jeff Bezos de ceder parte del control para dedicarse más a otras actividades.

Los ingresos de AWS son más de la mitad del total del emporio, y acumula un tercio de la cuota de mercado mundial; Microsoft posee el 20%. En el tercer trimestre, Bezos, que tiene un 14% del accionariado, pasará a ser presidente ejecutivo. La elección de Jassy se daba por hecha después de que el otro candidato, Jeff Wilke, jefe de la división de consumo, anunciara en agosto su retirada para este año.

El padre de Jassy, Everett, fue socio principal del bufete de abogados corporativos Dewey Ballantine, y su madre, Margery, patrona de TheaterworksUSA, compañía de teatro familiar sin ánimo de lucro. Él estudió en el Instituto Scarsdale (como Linda McCartney, Liza Minelli o Aaron Sorkin) e hizo la carrera en Harvard, donde fue responsable de publicidad del diario universitario The Harvard Crimson.

Su sueño era ser locutor deportivo: ahora es uno de los dueños minoritarios del equipo Seattle Kraken, de la Liga Nacional de Hockey, y se ha montado un bar de deportes en el sótano, HelmetHead (cabeza-casco). En Twitter se define como “experimentado comedor de alitas de pollo”, así como aficionado a la música y las películas. Tras graduarse trabajó brevemente en deportes en ABC y Fox TV, aunque pronto se dio cuenta de que iba a tardar mucho en triunfar, cuenta en una entrevista para la web de Harvard.

Así que pasó a MBI, empresa de marketing directo de joyas y monedas coleccionables, como director de proyectos. Fue una gran formación empresarial, dice, aunque le interesara poco lo que vendían. Luego creó su propio negocio, que no duró mucho, con un compañero de universidad y de trabajo.

Hizo un MBA, de vuelta en Harvard, y junto con otros alumnos entró en el departamento de marketing de Amazon en 1997, justo antes de que saliera a Bolsa. Dice que se incorporó porque el portal tenía claramente la ambición de ser algo más que una librería. Llegó a hacer el Shadow Job: así llamaban al trabajo de ser la sombra de Bezos, su jefe de gabinete.

En 2003, se les ocurrió la idea de crear una plataforma en la nube, que acabaría lanzándose tres años después con el nombre de Amazon Web Services. Se trataba de que cualquier persona tuviera acceso a la misma estructura de costes e infraestructura que las empresas más grandes del mundo.

Jassy dirige la división desde el principio, y desde hace cuatro años como consejero delegado. Dicen que es un jefe discreto y afable, pero exigente. A las reuniones importantes las llama The Chop (el hachazo), una referencia a la novela La cartuja de Parma, de Stendhal.

Ha criticado en público a rivales como Oracle y Microsoft, de la que dijo hace un año que “no prioriza lo que importa” a sus clientes. Pese a ello, su CEO, Satya Nadella, le ha felicitado públicamente esta semana por su nombramiento. Steve Ballmer, su predecesor, sondeó a Jassy para el puesto antes de elegir a Nadella.

Según Jennifer Saba, analista de Reuters, la marcha de Bezos se asemeja a la de Bill Gates, puesto que su poder a partir de ahora será relativamente pequeño, aunque su intención de controlar las fusiones puede evitar operaciones fallidas como la compra de Nokia por Microsoft.

Familia

En 1997, se casó con Elana Rochelle Caplan, de Los Ángeles, diseñadora de moda en Eddie Bauer, e hija, como él, de un socio de Dewey Ballantine. Tienen dos hijos y viven en el barrio Capitol Hill de Seattle, en una casa de 3.000 metros cuadrados comprada en 2009 por 3,1 millones de dólares. En octubre, adquirieron por 6,7 millones otra de 5.500 metros en Santa Mónica (California), cerca del hotel en el que se casaron y de la mansión de Bezos en Beverly Hills, por la que pagó... 165 millones. Jassy tiene una fortuna de unos 440 millones, según Forbes: 275 millones en acciones de Amazon (un porcentaje que no llega al 0,02%) y el resto en efectivo y otras inversiones.

Su esposa donó 250 dólares (sic) a Bernie Sanders, crítico acérrimo de Amazon, en 2016, y también ha contribuido a las campañas de otros demócratas. Él dona a través de la empresa, que aporta también a los republicanos. No suele hablar de política, aunque sí apoyó el fallo del Supremo contra la discriminación de los LGTB en el trabajo, por ejemplo. También es uno de los artífices de la expulsión de sus servidores de la red social Parler –frecuentada por la derecha de EE UU– tras la invasión del Capitolio. Amazon y Bezos han sido antagonistas recurrentes de Donald Trump.

Durante años, Jassy defendió la tecnología de reconocimiento facial de AWS, acusada de sesgo contra los negros y utilizada por la policía. Decía que, como un cuchillo, “no hay que prohibir la tecnología solo porque pueda usarse mal”. Pero hace unos meses suspendió su uso por las fuerzas de seguridad durante un año, y pidió al Congreso que lo regulara.

En su puesto de CEO, deberá afrontar las investigaciones por prácticas contra la competencia que tiene abiertas el grupo tanto en Europa como en EE UU. En 2019 se rio, literalmente, al preguntarle si Amazon tendría que disgregarse en un futuro próximo. Por supuesto, como otras empresas de Silicon Valley, Amazon se enfrenta a los cada vez mayores problemas sindicales con los empleados.

El ecommerce bate récords, pero los costes de los envíos internacionales están al alza, y el deseable final de la pandemia puede perjudicar a las ventas a distancia. Los márgenes de AWS son más altos, pero ahí también pueden surgir conflictos con los antimonopolio. Y Jassy ya no será la sombra de otro.

Otras ocupaciones

Andy Jassy preside el patronato de Rainier Prep, una escuela concertada de Seattle. Jeff Bezos, por su parte, quiere dedicar más tiempo a su iniciativa Day 1 Fund, para ayudar a los sintecho y construir guarderías para familias pobres, así como a Bezos Earth Fund, dedicada al clima, a su empresa espacial Blue Origin y al Washington Post.