Infraestructuras

Ábalos sobre 'Filomena': "Lo sucedido debe servir para mejorar, pero no hubo incidencias de gravedad"

Recuerda en el Congreso que la crisis del aeropuerto madrileño por la borrasca se ha vivido posteriormente en Nueva York

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, durante su comparecencia esta tarde en el Congreso de los Disputados.
El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, durante su comparecencia esta tarde en el Congreso de los Disputados.

El cierre de pistas en Madrid-Barajas entre el viernes 8 y el domingo 10 de enero, por la fuerte nevada que cubrió la zona centro del país, ha sido justificado esta tarde por el ministro de Transportes, José Luis Ábalos: "Fue un temporal sin precedentes desde la mitad del siglo pasado". El representante del Gobierno ha comparecido esta tarde, a petición propia, en la Comisión de Transportes del Congreso de los Diputados, donde da cuenta de la gestión del temporal. La lluvia de reproches desde la oposición ha sido notable.

"Lo sucedido debe servir para aprender y mejorar", ha indicado Ábalos. Pero también ha subrayado que "no hubo incidencias de gravedad, o, si las hubo, fueron muy bajas en comparación con otros episodios". El Gobierno tuvo avisos sobre lo que se avecinaba desde el 31 de diciembre, que se actualizaron el 2 y el 5 de enero.

Durante el turno de réplica, la diputada de Ciudadanos, María Muñoz Vidal, ha cargado contra la información sobre el estado del aeropuerto, a su juicio muy escasa. También ha comparado la reciente crisis con la vivida durante la nevada de 2009: "¿Si entonces se cerró el aeropuerto cinco horas y se calificó de caos, de qué hay que hablar ahora?", se ha preguntado. La respuesta del ministro ha sido la de la imposibilidad de comparar ambos temporales: "Entonces hubo 15 centímetros de espesor de nieve y las temperaturas mínimas fueron de 3 grados bajo cero".

En Barajas se trabajó durante el temporal "con todos los medios técnicos y efectivos disponibles", ha afirmado el ministro de Transportes

Desde el grupo unidas Podemos, Rafael Mayoral, ha llamado la atención sobre la debilidad de España frente a temporales invernales: "Debemos establecer mecanismos de mejora en los planes de emergencia y en la cooperación entre las Administraciones Públicas".

El titular de Transportes ha recordado que la borrasca Filomena dejó espesores de 50 centímetros en Madrid y de hasta 62 centímetros en el aeropuerto de Barajas. Aena activo su plan de actuaciones invernales el miércoles día 6 y, según el ministro, en Barajas se trabajó "con todos los medios técnicos y efectivos disponibles". Ábalos sale de este modo al paso de informaciones que señalaron que hubo quitanieves paradas o personal en ERTE de la UTE que se encarga de la limpieza de la instalación, formada por Sacyr y Tralemansa. El titular de Transportes ha contado que en Barajas trabajaron 50 vehículos quitanieves.

Una semana crítica

En el relato de los acontecimientos, José Luis Ábalos se ha referido al cierre de la actividad de Barajas entre las 20 horas del viernes 8 y la mañana del domingo 10. Antes de ello ya se dieron el mismo viernes 35 desvíos y 69 cancelaciones, "muchas por baja visibilidad o por el viento". Esa noche de viernes al sábado pasaron la noche en Barajas unos 600 viajeros "que optaron por quedarse en el aeropuerto". Ábalos se ha referido a un volumen del 0,3% sobre los 225.000 viajeros que habrían pasado por Barajas un día cualquiera de esa semana.

Ábalos ha recordado que este tipo de crisis por temporales se dan en otros puntos del planeta, refiriéndose al cierre de los aeropuertos de Nueva York

En su réplica, el diputadon de VOX en la Comisión de Transportes, Tomás Fernández Ríos, ha hablado de "viajeros abandonados a su suerte y pistas sepultadas por la nieve".

Las suspensiones de vuelos en el sábado 9 fueron ya masivas, alcanzando las 382. Fue entonces cuando efectivos del Ejército entraron en la infraestructura a retirar nieve de las plataformas de estacionamiento de aeronaves.

El domingo día 10, Barajas abrió dos pistas y ya el martes 12 se operaron 198 de los 367 vuelos previstos. "Muchas de las cancelaciones se deben a reprogramaciones de las aerolíneas por el efecto de la Covid-19", ha afirmado el ministro.

La ola de frío que siguió a la nevada complicó la gestión del mayor aeropuerto del país especialmente el miércoles día 13: "Se llegaron a alcanzar los 12 grados bajo cero". El viernes día 15 "ya se operaron el 90% de los vuelos" y el lunes 18 reuinó ya la normalidad en el aeropuerto.

Durante su comparecencia, José Luis Ábalos ha recordadoo que este tipo de crisis se dan en otros puntos del planeta ante temporales de esta magnitud, refiriéndose al cierre de los aeropuertos de Nueva York la semana pasada.

Desde la bancada del PP, el diputado Andrés Lorite ha calificado a José Luis Ábalos de cronista que suspende en la gestión de su departamento. "Abandonó la gestión en mitad de la peor crisis que ha vivido Barajas para tratar temas de su partido en Andalucía. El resumen de todo es un espectáculo vergonzoso". Lorite ha remarcado que los diez días que tardó Barajas en recuperar la normalidad "no son de recibo".

El ministro también ha ofrecido la cifra sobre el coste ocasionado por la borrasca Filomena a las empresas bajo la esfera del Ministerio: 81 millones de euros. De esta cifra, 48 millones corresponden a las carreteras, por el suministro extra de sal y las horas extraordinarias que hubo que pagar al personal, así como por las máquinas. El coste para Adif ha sido de 19 millones en labores de reparación de vía o limpieza de estaciones. Renfe ha cargado con 6 millones, y Aena, con 2. El coste de esta última se dado por el deterioro de balizas de señalización o de las marquesinas de los estacionamientos.

Normas
Entra en El País para participar