Motor

Bosch gana un 42% menos en 2020 y asegura que continuará con recortes

Registra un beneficio operativo de 1.900 millones

Stefan Asenkerschbaumer, director financiero de Bosch, y Volkmar Denner, presidente de Bosch.
Stefan Asenkerschbaumer, director financiero de Bosch, y Volkmar Denner, presidente de Bosch.

El proveedor de tecnologías y servicios Bosch cerró 2020 con un beneficio operativo de 1.900 millones de euros, lo que supone una caída del 42% en comparación con el ejercicio precedente, según datos provisionales publicados este jueves por la compañía.

La empresa alemana destacó que consiguió un resultado positivo pese a los efectos de la crisis del coronavirus y de la caída de la producción de automóviles. Terminó el curso con un margen operativo de alrededor del 2,5%. "A pesar del impacto de la pandemia, pudimos lograr un resultado muy positivo. Sobre todo, tenemos que agradecer el extraordinario compromiso de nuestros empleados", dijo el presidente del grupo, Volkmar Denner.

Sin tener en cuenta gastos de reestructuración, el beneficio operativo ascendería a unos 3.300 millones, similar al que registró en 2019 y con un margen aproximado del 4,5%. El año pasado también se anotó extraordinarios positivos por la venta de las actividades de Tecnología de Empaquetado.

Las ventas totales del grupo se situaron en 71.600 millones de euros, un 4,4% menos en la comparativa interanual después de ajustes por los efectos del tipo de cambio.

La empresa aseguró que, independientemente de cómo se desarrolle la pandemia, tiene intención de continuar con las medidas de ajuste necesarias para responder al cambio estructural, aunque "llevándolas a cabo de la manera más socialmente aceptable posible". "Nuestros rigurosos esfuerzos para reducir costes e impulsar la competitividad aseguran una base financiera sólida para la expansión de áreas nuevas y prometedoras", subrayó el director financiero, Stefan Asenkerschbaumer.

Según el directivo, Bosch actuó "rápidamente" el año pasado para adaptar sus costes y gastos de inversión a la caída de las ventas, "sin descuidar nuevas y prometedoras áreas de negocios". Como resultado, la multinacional generó el flujo de caja libre más alto de su historia, alrededor de 5.000 millones de euros. Con un ratio de inversiones en bienes de capital de un 5%, ahorró unos 1.000 millones de euros en efectivo en comparación con el ejercicio anterior. "La crisis no ha terminado", advirtió.

A 31 de diciembre de 2020, el grupo empleaba a unos 394.500 trabajadores en todo el mundo. "A pesar de la crisis, Bosch pudo mantener los niveles de empleo en gran medida estables, y los cambios se produjeron principalmente en China y Alemania. Bosch aumentó ligeramente la plantilla en las áreas de investigación y desarrollo para garantizar que pueda seguir impulsando inversiones estratégicas clave", destacó la empresa.

Bosch alcanzó en la primavera de 2020 la neutralidad climática en sus 400 localizaciones de todo el mundo.

Normas
Entra en El País para participar