EE UU coge por ahora la vía lenta de vuelta a Latinoamérica

Ayudará a Ecuador a refinanciar parte de su deuda con China, pero puede hacer más

Puede que se esté gestando una nueva batalla por Latinoamérica. Poco de la salida de Trump, la Corporación de Financiación del Desarrollo Internacional de EE UU (DFC) acordó ayudar a Ecuador a refinanciar parte de los 3.500 millones de dólares que debe a China a cambio de bloquear el acceso de este a sus redes de telecomunicaciones.

EE UU exportó más de 100.000 millones en bienes a China en 2019, 256.000 millones a México y 160.000 millones a América del Sur y Central. La vecindad es un eslabón importante en las cadenas de suministro del país; el hemisferio occidental, Canadá incluido, aporta un tercio de las importaciones.

A lo largo de los años, China ha hecho incursiones más profundas en Latinoamérica. Desde 2019, sus empresas han registrado 28 adquisiciones allí por más de 10.000 millones, sobre todo en redes eléctricas y otras infraestructuras clave. Algunas iniciativas, como la del multimillonario Wang Jing de construir una alternativa al Canal de Panamá, fueron piruetas vacías. Los préstamos a Venezuela fueron desastrosos en lo financiero. Pero Pekín es ya el mayor socio comercial de Brasil, Chile y Uruguay. Sus mineras suponen una cuarta parte de la producción de cobre de Perú y toda la de hierro, según el portal Alerta Económica.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se ha resentido de la relación. Puede que le preocupen las trampas de deuda, o los 260 pesqueros chinos que llegaron sin avisar a las Galápagos en julio. El DFC saca a Quito de la órbita de Pekín. Sabiendo que cualquier préstamo podría ayudar al servicio de la deuda con China, la agencia extrajo el quid pro quo de las telecomunicaciones, según el FT.

Inteligente, pero no un buen patrón. La ONU estima que la actividad de la zona podría haberse contraído casi un 8% en 2020. La inversión extranjera directa lleva bajando desde 2012. Biden no puede desalojar a China de la región, pero puede convertirse en socio preferente invirtiendo y ayudando, ofreciendo alternativas competitivas a la tecnología china y abriendo más sus mercados a las exportaciones del sur. En la necesidad se ve a los amigos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías