Ford Almussafes extiende a motores el ERTE para el primer trimestre

La planta de vehículos parará durante 14 días y sufrirá también paros parciales diarios para 600 empleados

Planta de Ford en Almussafes (Valencia).
Planta de Ford en Almussafes (Valencia).

El ERTE planteado por Ford Almussafes para el primer trimestre en la planta de vehículos se extiende también a la factoría de motores. El expediente se ha firmado este miércoles después de que los sindicatos rechazaran extender los nueves días de producción en motores que se iban a realizar en los próximos meses hasta marzo de 2022, como propuso la dirección dadas las actuales incidencias en el suministro de componentes y la caída de la demanda.

La planta de vehículos parará durante 14 días y sufrirá también paros parciales diarios para 600 empleados. De este modo, la multinacional prevé bajar la producción de 1.600 a 1.300 coches al día, de modo que la factoría valenciana dejará de fabricar unos 13.400 automóviles. De su lado, la de propulsores lo hará nueve días.

En concreto, la marca del óvalo ha planteado como fechas para el ERTE en la de vehículos en febrero los días 1, 2, 3, 4, 5, 8, 15 y 22, en marzo los días 1, 8, 18 22 y 26, y en abril el día 1. Para motores, los días de ERTE serían en marzo los días 22, 23, 24, 25, 26, 29, 30 y 31 y concluiría el 1 de abril.

El ERTE ha sido firmado por UGT, sindicato mayoritario. La nueva regulación de empleo está motivada por los problemas de suministro de componentes y supone continuar con los ERTE que se aplicaron de forma sucesiva durante 2020 en la factoría, que va a recibir inversiones para producir el motor GDI.

Ford comunicó a finales de septiembre a los sindicatos que la planta de motores producirá el propulsor 2.0 litros GDI, una variante adicional del Duratec que se monta en las Transit Connect que se exportan al mercado norteamericano.

El anuncio llegó un año después de que la factoría valenciana recibiera la mala noticia de que dejaría de fabricar los motores Ecoboost de 2.0 y 2.3 litros. El fabricante estadounidense decidió que la nueva generación de estos propulsores se producirá en Norteamérica a partir de 2022.

Ford invertirá diez millones de dólares (8,55 millones de euros) para la fabricación de esta nueva versión del propulsor, que comparte la misma arquitectura que el 2.0 litros GTDI. Este último se produce actualmente en Valencia. El centro de motores emplea a unas 980 personas.

Normas
Entra en El País para participar