Salud

La industria farmacéutica propone al Gobierno un proyecto para reducir la dependencia del exterior

La patronal Farmaindustria cree que los retrasos en las entregas en las vacunas del Covid-19 son por "problemas puntuales de fabricación"

La industria farmacéutica propone al Gobierno un proyecto para reducir la dependencia del exterior

La industria farmacéutica ha presentado al Gobierno un proyecto para que España sea menos dependiente del exterior en la importación de medicamentos cruciales para el sistema sanitario, sobre todo dependientes de países asiáticos. La patronal Farmaindustria presentó la semana pasada al Ministerio de Industria una iniciativa para que incluya al sector dentro de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (llamados Perte). De esta forma busca ser uno de los puntales de la recuperación económica.

“La industria farmacéutica debe ser una de los tractores de la economía española”, apuntó este miércoles Juan López-Belmonte, presidente de Farmaindustria y consejero delegado de Laboratorios Rovi, en un encuentro virtual con la prensa. “No se trata de que sea autosuficiente o autárquico. España tiene que invertir en conocimiento y ser un hub de conocimiento”.

En el proyecto presentado al departamento de la ministra Reyes Maroto participan 14 laboratorios nacionales e internacionales y 21 empresas auxiliares así como algunas universidades, que buscan el apoyo gubernamental dentro del Programa de Impulso de proyectos tractores de Competitividad y Sostenibilidad.

Estos laboratorios se comprometen a una inversión propia de 500 millones de euros, pero el presidente de la patronal cree que se podría aumentar hasta 1.000 millones con la incorporación de más laboratorios a esta iniciativa. Esos recursos irían destinados a ampliar las plantas de fabricación en el país. En dos o tres meses, la industria deberá completar lo que ahora es un documento previo de manifestación de interés.

De momento, se desconoce los recursos públicos que podrían ir a impulsar al sector, ya que estos programas dependen de los fondos europeos aprobados para incentivar la economía por la crisis tras la pandemia de Covid-19.

“Responde a la preocupación, constatada durante la pandemia, de la excesiva dependencia que en Europa tenemos de países asiáticos en la producción de principios activos y medicamentos esenciales. En la mayor parte de los casos hablamos de medicamentos maduros, con muchos años en el mercado y que ya no tienen protección de patente, pero que siguen siendo los indicados para combatir ciertos síntomas o enfermedades”, consideró López-Belmonte, quien advirtió que con esta crisis global sanitaria se ha comprobado la importancia del suministro de medicamentos esenciales.

De hecho, el presidente de la patronal recuerda que EE UU ya ha iniciado un proyecto similar apoyándose en la empresa Kodak y Francia igualmente está impulsando esa industrialización, en el que la multinacional Sanofi está apostando por fabricar en Europa principios activos claves.

La iniciativa aspira a ser uno de los Perte, proyectos estratégicos, que apruebe en su momento el Consejo de Ministros. Esa iniciativa de Farmaindustria tiene el objetivo de aumentar las capacidades estratégicas de fabricación para disponer de mayores garantías en el abastecimiento de medicamentos esenciales y, además, mejorar la competitividad de la industria farmacéutica en España a través de su capacitación en conocimiento, tecnología y digitalización.

Problemas puntales de las vacunas

López-Belmonte, quien también es CEO de Rovi, empresa que fabrica la vacuna del Covid-19 para Moderna en Madrid, recordó que en menos de un año desde que se expandiese la pandemia se ha conseguido que haya en Europa ya dos vacunas aprobadas. "Lo conseguido en nueve meses es un hito", añadió.

Respecto a la polémica sobre la reducción de las entregas acordadas en los contratos con la Comisión Europea, en el caso de Pfizer/BioNTech y AstraZeneca, el presidente de la patronal cree que son "problemas puntuales de fabricación" debido a la complejidad industrial y con unos tiempos muy cortos y exigentes. "Estamos haciendo un seguimiento semanal de las entregas. Ni siquiera mensual", aseveró respecto a las exigencias y presiones de todos los países a nivel global.

Normas
Entra en El País para participar