Operaciones

La operación, en manos del Gobierno y de la CNMV

La energética está protegida por el blindaje antiopas lanzado cuando estalló la crisis del coronavirus; el supervisor puede obligar a lanzar una oferta por el 100% si considera que hay un pacto entre el comprador, GIC y CVC

Francisco Reynés, presidente de Naturgy.
Francisco Reynés, presidente de Naturgy.

Los australianos de IFM tendrán que pedir permiso al Gobierno para que les deje comprar el 22,69% de Naturgy. La empresa energética es una empresa estratégica y está bajo el escudo que lanzó el Ejecutivo el pasado 17 de marzo en pleno confinamiento para frenar la pandemia.

El Gobierno mantiene en vigor un blindaje para proteger a las empresas españolas pertenecientes a sectores estratégicos de inversores que no sean españoles. Necesitan el visto bueno del Ejecutivo para comprar más de un 10% de una empresa considerada estratégica. La compañía energética, en al que La Caixa es el mayor accionista, desde luego lo es. Naturgy, por su parte, asegura que la opa es "no solicitada".

NATURGY 20,80 -0,29%

Hasta el estallido del Covid-19, los inversores extranjeros podrían invertir libremente en las cotizadas españolas y solo deben notificarlo a la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones de la Secretaría de Estado de Comercio una vez se haya efectuado la operación. Ahora la aprobación es previa.

El Gobierno, desde noviembre, requiere autorización al inversor que compre más del 10% si este no es español. Hasta entonces, se aplicaba solo a inversores de fuera de la UE. La norma es una defensa a ultranza de la nacionalidad española, como medida ante posibles ataques de inversores indeseables en el capital de compañías clave para la economía nacional.

Oscilaciones de precio

Naturgy cerró ayer a 19,14 euros por acción, lejos de los más de 25 euros que valía en mayo de 2019, aunque lejos del mínimo de 14,38 euros a los que cerró el pasado marzo. La valoración de la compañía que pilota Francisco Reynés se sitúa hoy, tras la escalada en Bolsa del entorno del 16%, por encima de los 21.000 millones de euros.

Además, la CNMV puede obligar a lanzar una oferta por el 100% del capital si considera que la opa ha sido concertada con CVC y GIP. La gestora de capital riesgo que en España dirige Javier de Jaime y el fondo de infraestructuras estadounidense se han comprometido a no aceptar la oferta y a dar entrada lo antes posible a IFM en el consejo.

Los dos actuales accionistas de Naturgy puntualizan que no existe ningún otro acuerdo de ninguna naturaleza en relación con la oferta. Apuntan que no mantienen ningún otro acuerdo de accionistas (pacto parasocial) o cualquier tipo de acción de concertación. En caso de que existiera algún tipo de acuerdo de esta naturaleza, la CNMV deberia obligar al oferente a extender la oferta al 100% del capital social.

Valoración independiente

La CNMV también podrá exigir un informe de valoración independiente a IFM que valide el precio. Es potestad del supervisor que preside Rodrigo Buenaventura invocar un artículo de la Ley del Mercado de Valores que se activa  cuando “los precios de mercado, en general, o de la sociedad afectada en particular, se hayan visto afectados por acontecimientos excepcionales tales como por catástrofes naturales, situaciones de guerra o calamidad u otras derivadas de fuerza mayor”. Es decir, se debe aplicar a todas luces ante la situación actual.

Las ofertas de compra  tienen que contar con una tasación objetiva en los 24 meses siguientes. a salvaguarda que se introdujo en la LMV en 2012 es una normativa protectora frente a posibles opas oportunistas que traten de aprovecharse de situaciones excepcionalmente bajistas de mercado.

La pandemia activa un escudo legislativo creado hace nueve años, tras la expropiación argentina de YPF a Repsol, que exige un informe de valoración de un experto independiente. Este debe certificar que el precio, que además deberá ofrecerse en efectivo, es justo.

Normas
Entra en El País para participar