Reembolsos netos

Los planes de empleo suman casi una década de salidas de dinero

El volumen de aportaciones quedó en 2020 al nivel de 2017, en 1.223 millones

Los planes de empleo suman casi una década de salidas de dinero pulsa en la foto

El Gobierno apuesta por el impulso de los planes de pensiones de empleo como una de las fórmulas con las que afrontar el reto de la sostenibilidad de las pensiones públicas y ha dado a partir de este año más atractivo a las aportaciones a este vehículo, en detrimento del beneficio fiscal de los planes privados individuales. Pero el camino es largo y los planes privados de empleo sufren el estancamiento en aportaciones y en número de partícipes, al tiempo que el volumen de prestaciones lleva superando al de suscripciones desde hace casi una década, según el balance de 2020 publicado ayer por Inverco.

El año pasado, los planes de empleo registraron aportaciones por 1.223,4 millones de euros, mientras que las prestaciones ascendieron a 1.375,4 millones de euros, lo que deja un balance negativo de suscripciones de 152 millones de euros. La cifra se reduce desde los 334 millones de suscripción neta negativa del año anterior pero mantiene una tendencia de reembolsos netos constante desde 2011. Las prestaciones de jubilación son desde hace casi una década superiores al dinero nuevo que entra en este vehículo.

Este balance resulta de unas aportaciones que se mantienen prácticamente invariables en los últimos años. En 2020, las suscripciones a planes privados de empleo fueron de 1.223,4 millones de euros, el 1,8% inferiores a 2019, y están a un nivel similar al de 2017, de 1.227 millones. Pero se sitúan muy lejos de los 3.645 millones de aportaciones del año 2000.

El volumen de patrimonio gestionado también se mantiene sin apenas cambios en los 35.681 millones de euros, sin que el buen comportamiento de la mayoría de activos financieros en 2020, pese a la pandemia, haya permitido un incremento por el efecto de la revalorización de las carteras. Su rentabilidad sí ha sido en 2020 superior a la media de la de los planes individuales: del 1,53% frente al 0,3%. El número de partícipes de los planes de empleo registra un ligero descenso del 0,98%, hasta los 1,961 millones, el nivel más bajo desde 2009.

A partir de este año, la aportación a plan de pensiones de empleo podrá deducir por hasta 10.000 euros en la base imponible de la declaración de la renta, frente a los 2.000 euros en que se ha recortado la aportación con beneficio fiscal de los planes privados, desde los 8.000 euros de 2020. Este beneficio fiscal en los planes de empleo solo podrán disfrutarlo sin embargo quienes trabajen en una empresa que haya constituido este vehículo de ahorro para su plantilla.

Normas
Entra en El País para participar