Italia amenaza con demandar a las farmaceúticas por la lentitud en la entrega de viales

El Gobierno de Conte considera inadmisibles los retrasos

Giuseppe Conte
El primer ministro italiano Giuseppe Conte. Reuters

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, arremetió el sábado contra los fabricantes de vacunas anti-Covid-19 al recordarles que los retrasos en las entregas equivalían a un grave incumplimiento de sus obligaciones contractuales.

Italia tendrá que repensar todo su programa de vacunación si persisten los problemas de suministro, advirtió el sábado un alto funcionario de salud, después de que Roma se viera obligada a reducir su despliegue diario de inyecciones de Covid-19 en más de dos tercios.

Pfizer comunicó la semana pasada que estaba ralentizando temporalmente los suministros a Europa para realizar cambios en la fabricación que impulsarían la producción.

Un alto funcionario declaró el viernes a Reuters que AstraZeneca también había informado a la Unión Europea de que reduciría las entregas de su vacuna Covid-19 al bloque en un 60% debido a problemas de producción.

"Esto es inaceptable", recalcó Conte en un post en Facebook. "Nuestro plan de vacunación se ha elaborado sobre la base de compromisos contractuales libremente realizado por compañías farmacéuticas con la Comisión Europea", añadió.

El Gobierno de Conte se queja de que si los retrasos persisten se verá obligado a reformular todo su calendario de vacunación

Italia, que está utilizando vacunas de Pfizer y Moderna mientras AstraZeneca espera la autorización para el uso de sus vacunas en toda la UE, se queja de que las entregas de Pfizer fueron un 29% más bajas de lo planeado esta semana y se reducirían otro 20% la semana que viene.

El jefe del consejo superior de salud de Italia, Franco Locatelli, declaró en una rueda de prensa que esperaba que se retomaran los niveles acordados a partir del 1 de febrero.

Mientras tanto, las vacunaciones en Italia se han reducido a 20.000-25.000 por día desde los picos de más de 90.000 alcanzados hace unas dos semanas, puntualizó Locatelli. Roma ha amenazado con demandar a Pfizer.

Conte dijo que los retrasos previstos en la vacuna de AstraZeneca eran aún más preocupantes y añadió que Italia recibiría 3,4 millones de dosis en lugar de 8 millones en el primer trimestre si se confirma la reducción del 60%.

Agregó que los directivos de la filial italiana de AstraZeneca habían confirmado la reducción en la capacidad de producción en una reunión el sábado con el ministro de Salud, Roberto Speranza, y el comisionado especial de Covid-19, Domenico Arcuri.

"Tales retrasos en las entregas representan graves violaciones contractuales, que causan un daño enorme a Italia y otros países", afirmó Conte. "Usaremos todas las herramientas legales disponibles como ya lo estamos haciendo con Pfizer-BioNTech", subrayó.

Locatelli indicó que Roma tendrá que reformular sus planes de inmunización después de que la Agencia Europea de Medicamentos se pronuncie sobre la vacuna de AstraZeneca el próximo 29 de enero.

Hasta ahora se han inyectado 1,31 millones de dosis de vacuna en Italia, lo que corresponde a alrededor del 70% de las entregas, lo que sitúa al país transalpino en el segundo de la UE después de Alemania. Casi 40.300 personas han completado el ciclo de vacunación después de recibir la segunda dosis.

Italia reportó el sábado 13,331 nuevos casos de coronavirus y 488 muertes.

Normas
Entra en El País para participar