Un proyecto de alto potencial para la competitividad de Madrid Barajas

La construcción de una potente terminal de carga cubriría una deficiencia difícilmente justificable en uno de los grandes aeropuertos de Europa

Aunque el papel de la logística en el comercio internacional es indiscutible, la irrupción de la pandemia de Covid-19 y los confinamientos de población en toda Europa han revelado las grietas, necesidades e insuficiencias que existen en el sector, como también las oportunidades de negocio que tiene que ofrecer. En el marco del viejo debate sobre las enormes posibilidades que ofrece el aeropuerto de Madrid-Barajas como nodo mundial para la carga aérea, IAG y Barajas han retomado conversaciones para impulsar la creación de un potente hub de mercancías en el primer aeropuerto español capaz de competir con los grandes centros neurálgicos de transporte de mercancías de la UE. El proyecto supondría dotar al hub de IAG Cargo, filial de IAG, de un emplazamiento en Barajas mediante el desarrollo de una moderna terminal de mercancías.

Tanto Aena como IAG tienen fuertes intereses en una apuesta de esa envergadura. Pese a su fortaleza y competitividad en el transporte de pasajeros, el aeropuerto de Madrid Barajas tiene entre sus debilidades una baja penetración de la carga, que contrasta con su cercanía con al Corredor del Henares, que alberga uno de los mayores polos logísticos de Europa. IAG, por su parte, tiene pendiente reforzar el dearrollo de IAG Cargo, un área de negocio que se ha convertido en una fuente fundamental de ingresos durante la crisis. Tanto Aena como el holding de Iberia están de acuerdo en el fuerte potencial que ofrece Barajas para competir por el tráfico de mercancias que existe desde Asia y Europa hacia América, y viceversa, o la que opera entre África y el continente europeo. IAG, que cuenta con dos hubs de mercancías, uno en Heatrow y otro en Barajas, mueve en el aeropuerto español 200.000 toneladas de mercancías al año.

La construcción de una potente terminal de carga en el aeropuerto de Madrid, que por sus características altamente tecnológicas encajaría en el perfil de proyectos que pueden financiarse con fondos europeos, constituye una apuesta crucial por reforzar el papel estratégico de España como puente de conexión entre Europa y otros continentes también el transporte aéreo de mercancías. El proyecto reforzaría exponencialmente la competitividad de Barajas, que a día de hoy tiene una carencia en este ámbito difícilmente justificable en uno de los primeros aeropuertos de Europa, como también movilizaría inversiones y elevaría el atractivo de España como país altamente dotado de infraestructuras de transporte comercial. Una apuesta de esa envergadura merece un firme y sólido apoyo.