Transporte

IAG trata con Aena, y busca fondos europeos, para crear un ‘hub’ de carga en Barajas

Tiene en concesión desde 2011 una parcela de 9,2 hectáreas en la que proyecta levantar una gran terminal de mercancías

Gestión de carga sanitaria durante la presente pandemia en uno de los aviones de Iberia.
Gestión de carga sanitaria durante la presente pandemia en uno de los aviones de Iberia.

El largo debate sobre las posibilidades de Madrid-Barajas como nodo mundial para la carga aérea ha cristalizado en negociaciones entre el operador aeroportuario Aena y su principal cliente, IAG.

El grupo que dirige Luis Gallego busca emplazamiento para el hub de la filial IAG Cargo, y sobre la mesa está el desarrollo de una moderna terminal de mercancías en la infraestructura madrileña.

Las conversaciones están avanzadas y llevar el proyecto a fin depende, entre otras cosas, de la financiación. El suelo ideal para esa instalación está identificado entre las pistas sur y las instalaciones de mantenimiento que Iberia tiene en La Muñoza. Son 92.000 metros cuadrados en el área Este-Entrepistas.

Iberia planeaba en 2011 saltar en 15 años de 200.000 a 650.000 toneladas por ejercicio

Las fuentes consultadas apuntan que IAG, de la mano de Iberia, ha presentado el plan al Ministerio de Industria con el fin de acceder a la recepción de fondos europeos. El argumento principal para alcanzar la ayuda comunitaria es el carácter innovador de una planta automatizada y con la última tecnología en atmósfera controlada. Se trata de poder preservar productos perecederos y de alto valor añadido, desde alimentos y flores, hasta tecnología, vacunas y otros productos sanitarios.

Buena parte del plan inmobiliario de Aena en Barajas gira en torno a la logística. Y la entrada en una crisis motivada por la pandemia prioriza este tipo de desarrollo frente a la oferta de suelo para oficinas, hoteles o zonas comerciales. IAG ha descartado utilizar sus propias instalaciones en el área de La Muñoza por precisar un mejor acceso a las pistas.

El mayor aeropuerto de la red de Aena tiene entre sus debilidades una baja presencia de carga pese a encontrarse pegado al Corredor del Henares, que alberga uno de los mayores polos logísticos de Europa. IAG, por su parte, tampoco ha dado prioridad hasta ahora al desarrollo de IAG Cargo, negocio que se ha tornado fundamental durante la presente crisis.

Tanto Aena como el holding en que está englobada Iberia aprecian potencial en Barajas para competir por la carga que transita desde Asia y Europa hacia América, y viceversa, o la que fluye entre África y el continente europeo. En un principio, la terminal sería financiada por IAG y las citadas ayudas, mientras que Aena sufragaría la conexión con la zona de operaciones.

La inversión prevista en la terminal de carga, según el plan de 2011, era de 100 millones. Un 60% lo soportaba Iberia y el 40%, Aena

Una antigua concesión

La creación de un gran centro para mercancías en Madrid es una vieja aspiración de Iberia, que logró la concesión de suelo en 2011, con firma solemne en el Ministerio de Fomento. La integración con British Airways en el conglomerado IAG, en el arranque de ese mismo año, y la crisis y consiguiente ajuste en Iberia relegaron el proyecto a un segundo plano. No fue hasta 2014 cuando se retomaron con fuerza los contactos. Los avances han sido muy lentos y es ahora cuando la idea entra en vía rápida.

Los mayores competidores de Barajas llevan años actuando como hub para gigantes del transporte de mercancías. Fedex tiene su gran base en París-Charles de Gaulle; DHL domina en los aeropuertos germanos de Fráncfort y Leipzig; el propio aeropuerto de Fráncfort también acoge grandes volúmenes de carga operada por Fedex y de su filial TNT; Heathrow y Colonia sirven de centros de operaciones para UPS, y todas ellas se disputan slots en Ámsterdam-Schiphol.

Además, en los últimos años han ido tomando posiciones en el centro de Europa gigantes del comercio electrónico como Amazon.

IAG Cargo tiene dos instalaciones principales de almacenaje: en Madrid-Barajas y Londres-Heathrow. En ellos gestiona la carga transportada en el medio millar de aviones con que cuenta el holding. En el caso del aeropuerto español, por el centro de IAG pasan 200.000 toneladas al año.

Las estimaciones que guarda Iberia desde hace diez años hablan de la inversión de 100 millones en la nueva terminal de carga. Un 60% iba a correr a cargo de la compañía y un 40% estaba en manos de Aena (se encarga de la urbanización de la parcela, accesos al lado aire y lado tierra, y la adecuación de rampas). El operador sigue abierto a participar en el plan, que debe ser actualizado.

La estimación de Iberia era pasar de 200.000 a 650.000 toneladas de mercancías en un plazo de diez a 15 años.

Lejos de las principales plazas europeas

Presencia en Madrid. Entre las referencias que se encuentran en la zona de carga de Madrid-Barajas se encuentran DHL, Air Europa, Swissport Cargo, Iberia Cargo, DSV, Prologis, Star Cargo o Trans Junior.

Menos de 800000 toneladas en toda la red. Los aeropuertos de la red de Aena movieron 787.848 toneladas de mercancías en 2020, con una caída del 26% respecto al ejercicio anterior. Los tres que registraron mayor tráfico fueron Madrid-Barajas, con 401.133 toneladas (un 28,4% menos que en 2019); Zaragoza acogió 143.600 toneladas (un 21,4%a la baja), y Barcelona-El Prat cerró el año con 114.263 toneladas (un 35,4% menos).

Los gigantes del negocio. El líder mundial de la carga área, el aeropuerto de Hong Kong, movió el año que acaba de concluir 4,5 millones de toneladas. En Europa, una plaza mediana como Bruselas, cerró el ejercicio con 512.000 toneladas. El rival a batir es Fráncfort, con 1,9 millones de toneladas de mercancías en 2020; le siguen Leipzig y Ámsterdam, con 1,4 millones.

Normas
Entra en El País para participar