Banca

La banca cierra el grifo al crédito ante el crecimiento de los impagados

AEB y CECA estudiarán con el Banco de España la viabilidad de las empresas para valorar el impacto del covid-19 en el sector empresarial e identificar las necesidades de las empresas viables con problemas de liquidez

Detalle de la fachada del Banco de España. EFEChema MoyaArchivo
Detalle de la fachada del Banco de España. EFE/Chema Moya/Archivo EFE

La banca europea en general, y la española en particular, redujo ligeramente a finales del pasado año su oferta de crédito a familias y empresas. Frente a la euforia de marzo hasta julio del pasado año, periodo en el que la banca abrió el grifo del crédito para dar liquidez a las empresas con el aval del ICO, ahora las entidades financieras han decidido dar un paso atrás ante el deterioro de las perspectivas económicas, que a su vez supuso un descenso de la demanda de préstamos por parte de los clientes.

De esta forma, los bancos esperan para los primeros meses de 2021 un nuevo endurecimiento de los criterios de concesión de financiación a empresas y una estabilidad en la financiación a los hogares, aunque también anticipan un descenso de las solicitudes de préstamos, salvo para la financiación de consumo de las familias, según los datos de la encuesta sobre préstamos bancarios publicada ayer por el Banco de España.

Según este análisis, en el último trimestre de 2020 la banca contrajo su oferta crediticia en la mayoría de los segmentos al percibir mayores riesgos y un deterioro de la solvencia de determinados sectores.

Y esto pese a las medidas de cierto alivio en las exigencias de capital puesto en marcha por el BCE para las entidades y otros incentivos destinados a impulsar el crédito, sobre todo empresarial.

Pero la banca teme al fantasma de la morosidad, razón por la que el sector, tanto en España como en Europa, se ha puesto más exigente a la hora de prestar tanto a las empresas como a los hogares para consumo y otros fines, sin embargo, la oferta de hipotecas se mantuvo sin variación.

A pesar de los mayores costes de financiación y la menor disponibilidad de fondos, la oferta de hipotecas permaneció estable debido a la fuerte competencia, que favoreció una leve relajación de los criterios de concesión.

Aun así, de acuerdo con las percepciones de las entidades financieras, la demanda de fondos para la adquisición de vivienda se redujo ligeramente entre octubre y diciembre, debido al descenso de la confianza de los consumidores. La perspectiva de que la morosidad siga creciendo en los próximos meses también hará que las entidades sean más prudentes a la hora de conceder financiación en la primera mitad de 2021.

El Banco de España recuerda en su artículo que las peticiones de préstamos con avales experimentaron un fuerte incremento entre enero y junio, tanto en España como en la zona del euro, debido al aumento de las necesidades de liquidez de las empresas en estos meses.
El BOE publicó ayer el acuerdo del Banco de España con la AEB y la CECA para valorar el impacto del Covid en el sector empresarial e identificar las necesidades de las empresas viables con problemas de liquidez.

Acuerdo de AEB, CECA y el Banco de España

Mientras, el BOE publicó este martes el acuerdo del Banco de España con la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) para valorar el impacto de la covid-19 en el sector empresarial e identificar las necesidades de las empresas viables con problemas de liquidez.

El convenio, que se firmó el pasado 26 de octubre y está vigente desde hoy, tiene una duración de seis meses, y pretende hacer frente a los efectos de la pandemia iniciada a comienzos de 2020, que ha provocado una crisis "sin precedentes en la historia reciente" en la economía mundial, por la paralización temporal de ciertas actividades.

Ante esto, se han puesto en marcha diferentes mecanismos de ayudas, tanto en forma de ayudas directas como de garantías públicas a los créditos bancarios concedidos.

En España, esto se ha resuelto con una línea de avales del Estado de hasta 100.000 millones de euros para facilitar acceso al crédito y liquidez a empresas y autónomos, así como otra línea de hasta 40.000
millones de euros para cubrir la financiación otorgada por entidades financieras supervisadas a empresas y autónomos, con la finalidad principal de financiar inversiones.

Tras la puesta en marcha de estas medidas, las entidades financieras solicitaron la asistencia del Banco de España para realizar un estudio que permita valorar el impacto de la covid-19 en el sector empresarial
e identificar posibles soluciones para atender las necesidades de las empresas viables con problemas temporales de liquidez.

El acuerdo estipula que la Central de Información de Riesgos y de la Central de Balances del Banco de España facilitará a las patronales bancarias la información necesaria para realizar dicho estudio, de forma confidencial y con el compromiso de no difundirlas, cederlas, divulgarlas o publicarlas sin consentimiento.

El convenio prevé la creación de una comisión de seguimiento compuesta por tres miembros del Banco de España -uno de los cuales será su presidente-, uno de la AEB y otro de la CECA.

Normas
Entra en El País para participar