Los multimillonarios tienen la llave de las campañas políticas en EE UU

Algunas empresas están reconsiderando sus donaciones tras el asalto al Capitolio, pero los individuos dan mucho más

El Capitolio de EE UU, en Washington DC, el viernes 15.
El Capitolio de EE UU, en Washington DC, el viernes 15. AFP

Los donantes multimillonarios tienen más influencia que las empresas en el negocio cada vez más caro de las elecciones de EE UU. Algunas empresas están reconsiderando las donaciones políticas después del asalto al Capitolio. Pero es gente como el difunto Sheldon Adelson o Mike Bloomberg quienes tienen bolsillos mucho más hondos.

AT&T, la empresa que más gastó en el último ciclo electoral, dijo el lunes que suspenderá las donaciones políticas a los legisladores republicanos que se opusieron sin pruebas a los resultados de las presidenciales. Otros, como JP Morgan, han parado sus donaciones para reevaluar su estrategia.

Si el parón continúa, perjudicará a los republicanos, especialmente, en su carrera por controlar el Congreso en las elecciones legislativas de 2022. AT&T contribuyó con más de 2,6 millones de dólares en el último ciclo, y JP Morgan repartió 1 millón, según el Center for Responsive Politics.

Pero los individuos ricos dan mucho más. Adelson, que murió el lunes, y su esposa Miriam fueron los principales contribuyentes en las elecciones de 2020, gastando 218 millones para apoyar a los republicanos. Bloomberg quedó en segundo lugar, con 152 millones para los demócratas.

Un fin o una pausa en el gasto de estos multimillonarios tendría un gran impacto directo en los candidatos. Steve Schwarzman, de Blackstone, dio 20 millones a los senadores republicanos en los meses previos a las elecciones de noviembre y luego otros 15 millones para la segunda vuelta de las senatoriales de Georgia.

Uno de los republicanos presionados es el senador Josh Hawley, de Missouri, que encabezó el desafío a los resultados de las elecciones y mostró su apoyo a los partidarios de Trump antes de que saquearan el Capitolio. Hallmark Cards (que vende tarjetas de felicitación) dijo que le había pedido a Hawley que devolviera 7.000 dólares en donaciones de los últimos dos años. Pero eso palidece en comparación con los 250.000 que le dio en 2018 Ken Griffin, de la gestora de fondos Citadel. Sacar esa cantidad de dinero de las campañas haría que los candidatos se sentaran y escucharan.