Financiación

Los ‘hedge funds’ ganan hasta un 70% con la deuda de más riesgo de la banca

Los que entraron en los ‘cocos’ de Santander y BBVA en marzo, los más beneficiados; la subordinada ha dado menor resultado

Deuda anticrisis Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El estallido de la pandemia, el duro confinamiento de la población y la paralización de la actividad colocaron en marzo en el ojo del huracán a la deuda anticrisis de las entidades financieras, ante el temor de que la banca no pudiera hacer frente a los estragos de una nueva crisis. Un castigo ya difuminado por los avances en la vacunación y en el proceso de consolidación del sector, y que ha proporcionado suculentas plusvalías, de hasta el 70%, a los hedge funds que optaron, en los momentos de mayor turbulencia, por comprar este tipo de bonos en el mercado secundario.

Más allá del castigo recibido en Bolsa por el sector, que lucha ahora por recuperar los niveles previos al estallido de la crisis sociosanitaria, el mercado penalizó a la deuda anticrisis de la banca. La de más riesgo porque cuenta con capacidad para absorber pérdidas en caso de un shock, como ocurrió con la resolución de Banco Popular.

De toda ella, los bonos contingenes convertibles (cocos, en la jerga), fueron los más penalizados por reflejar fielmente el comportamiento de las entidades en Bolsa. Los cocos se transforman en capital si la ratio de capital del banco baja de un determinado nivel y, aunque por definición son eternos, se presupone que las entidades los amortizan siempre a los cinco años. Sin embargo, Santander disparó todas las alarmas antes del confinamiento al no hacer lo propio en un primer momento con una emisión de 1.500 millones.

Entre las emisiones más penalizadas estuvo una de cocos de BBVA de 1.000 millones de dólares colocada en 2019, que cuenta con un cupón del 6,5%. Su nominal pasó en pocas semanas del 109% al 65%, una circunstancia que presionó a la entidad, pero que fue aprovechada por los hedge funds. Así, aquellos inversores que optaran por entrar entonces en dicha emisión se anotan unas ganancias del 70%.

La deuda anticrisis paga un elevado cupón pero puede ser convertida en capital

También registran cuantiosos beneficios aquellos fondos de inversión que entraron en la emisión de additional Tier 1 que realizó Santander en enero del año pasado y que paga un cupón del 4,375%. Los inversores que compraron en el peor momento, cuando su nominal llegó a rozar el 60%, registran ganancias del 66%.

Menores subidas, aunque no menos importantes habida cuenta del entorno de tipos de interés al cero, obtienen aquellos que compraran en el mercado secundario bonos de Sabadell. Su emisión de 500 millones de cocos lanzada en 2017 sube un 45% desde el peor momento del confinamiento, cuando su nominal se situó por debajo del 100% provocando pérdidas en sus dueños. Similar ganancia acumulan los inversores en los 750 millones que Bankia emitió en 2017. En la actualidad, la normalidad ha regresado a estas emisiones, que han recuperado ya el 100% del nominal.

Unicaja y Liberbank

Un escalón por debajo de los bonos contingentes convertibles se sitúa, en caso de resolución de una entidad financiera, su deuda subordinada. La tercera línea de defensa del sector, después del capital puro y duro y de los cocos, también se vio penalizada en marzo pero en menor intensidad. La emisión de 300 millones de deuda subordinada que Unicaja lanzó en 2019 rozó el 78% del nominal en los peores momentos, que en su caso llegaron en mayo tras anunciar la ruptura de sus negociaciones con Liberbank por diferencias en el canje de la fusión. Desde entonces, los hedge funds ganan el 30%.

Todos los ‘cocos’ han recuperado ya el 100% del nominal

Más moderada es la subida que registran los que invirtieron en los 300 millones de subordinada lanzados por Liberbank en marzo de 2017. Sus ganancias llegan, en este caso, al 13%.

Tras los estragos que sufrió el sector el año pasado, que desembocaron en capítulos de consolidación como las fusiones entre CaixaBank y Bankia y la de Liberbank y Unicaja, además de las conversaciones fallidas entre BBVA y Sabadell, las entidades han optado por no tener excesiva prisa por acudir al mercado de deuda en el arranque de 2021. Por el momento solo han emitido Sabadell, que ha colocado 500 millones en deuda subordinada; Abanca, 375 millones en cocos, y Santander Consumer Finance, que también ha puesto en el mercado bonos subordinados por 500 millones de coronas noruegas (unos 50 millones de euros).

BBVA, por su parte, ha frenado sus emisiones tras la venta de sus negocios en Estados Unidos, operación que ha disparado su capital y que le permite tener cubiertas sus necesidades de financiación por ahora, como publicó CincoDías el viernes pasado.

Sabadell y Santander, entre las mayores subidas del año

En busca de la recuperación. Todavía queda mucho para que el sector recupere en Bolsa los niveles pre-Covid pero el arranque de año está siendo positivo para las entidades. Bankinter es el banco que más sube en Bolsa en lo que va de mes, un 8,02%. Tras él se sitúa Sabadell, cuya acción acumula una subida del 7,71% desde principios de año. Santander y CaixaBank registran alzas del 7,19% y del 5,81%, respectivamente. Más moderado es el comportamiento de Bankia (5,35%) y BBVA (1,31%).

Normas
Entra en El País para participar