Boeing se libra mientras la vida se vuelve cada vez más dura

Las entregas de aviones también han sufrido a causa del virus, y la empresa volverá a perder unos 9 dólares por acción de aquí a finales de este año

Boeing se libra mientras la vida
se vuelve cada vez más dura

La vida será dura para Boeing incluso después de librarse de males mayores. El fabricante de aviones acordó pagar 2.500 millones de dólares para resolver los cargos penales en EE UU con relación a su modelo 737 MAX. Otras empresas se han tenido que enfrentar a penalizaciones más grandes y vigilancia más estrecha por ofensas de menor envergadura. Pero hay un límite en cuanto a lo que se puede permitir pagar Boeing.

En torno a 500 millones del acuerdo son para los beneficiarios de las 346 víctimas de los accidentes de Indonesia y Etiopía. La multa supone 244 millones de dólares. El resto será para pagar a clientes de Boeing cuyos aviones se tuvieron que quedar en tierra tras los incidentes, que ocurrieron con una diferencia de cinco meses en 2018 y 2019.

Conforme al acuerdo alcanzado el jueves, Boeing entrará en un encausamiento diferido, una especie de libertad vigilada de tres años. Es una estipulación corriente, pero esta se queda corta. En 2015, por ejemplo, General Motors acordó someterse a una vigilancia similar por ocultar un interruptor de encendido defectuoso que en ese momento se vinculó a la muerte de 15 personas. El fabricante tuvo que pagar 900 millones de dólares, y tuvo que someterse a una supervisión independiente del proceso de retirada de los vehículos defectuosos, de cómo compartía sus datos de ingeniería y otras políticas. Pero a diferencia de GM, Boeing informará sobre su proceso de limpieza al Departamento de Justicia sin observadores independientes. La empresa, valorada en 120.000 millones de dólares, había dado cuenta de 6.000 millones en responsabilidad civil y concesiones relacionadas con el 737 MAX, y podría enfrentarse a más casos.

Habría sido difícil sacarle más a Boeing. Aunque la empresa tenía suficiente liquidez para durar unos 18 meses al ritmo de gasto actual, se debe en gran parte a que su endeudamiento alcanzó unos 60.000 millones de dólares durante la pandemia. Las entregas de aviones también han sufrido a causa del virus, y la empresa volverá a perder unos 9 dólares por acción de aquí a finales de este año. Tratar de sacarle más podría haberle hecho entrar en caída libre.