Sector financiero

BBVA abre la veda y ya cobra a particulares por sus depósitos

La entidad aplica un interés del 0,025% a los saldos de más de 100.000 euros sin ninguna vinculación

BBVA abre la veda y ya cobra a particulares por sus depósitos
EFE

La banca española da un paso más en su estrategia de compensar los tipos negativos de interés. Tras el aumento generalizado de las comisiones de mantenimiento de las cuentas a los clientes menos vinculados durante 2020, con el fin de rentabilizar los perfiles menos rentables, BBVA arranca 2021 cobrando por los depósitos a los particulares. Lo hará a partir de febrero, convirtiéndose en la primera entidad española en hacerlo y abre la veda al resto del sector. En concreto, el banco que preside Carlos Torres aplica una tasa del 0,025% mensual a los saldos que superen los 100.000 euros sin ningún tipo de vinculación, que suponen el 0,2% de la clientela. "Los primeros 100.000 euros están exentos de cobro y a partir de ahí se aplica la tasa en las cuentas corrientes", señalan fuentes de la entidad, que insisten en que en ningún caso ser verán afectados los clientes vinculados.

Hasta ahora, varias entidades internacionales y nacionales llevaban a cabo esta práctica en el caso de las empresas y grandes patrimonios. Por su parte, firmas extranjeras que operan en España han gravado los depósitos de los grandes clientes, con saldos por lo general considerados de banca privada. Julius Baer cobra desde febrero del año pasado un 0,50% a partir de 100.000 euros, una cantidad muy inferior al umbral de un millón de euros que marca Credit Suisse, que repercute también una tasa del 0,5%, o a los 500.000 euros de UBS, entidad que aplica un interés del 0,6%.

BBVA sigue así los pasos de las entidades extranjeras y se adelanta a lo anunciado por otros bancos, como ING, que a partir de abril hará efectivo el cobro de una comisión de 10 euros al mes a los clientes que no tengan la nómina domiciliada y tengan un saldo medio igual o superior a 30.000 euros.

Los bancos se han visto afectados en los últimos años por la tasa de depósitos del Banco Central Europeo (BCE), que se sitúa en el -0,5% desde 2019 y penaliza las reservas de liquidez que las entidades dejan en la institución que preside Christine Lagarde en vez de prestarlas. Es por eso que los clientes con elevados fondos han dejado de ser rentables para la banca. Tampoco ayuda al sector el nivel mínimo histórico en el que se sitúa el índice euríbor, el más frecuente en el cálculo de las hipotecas a tipo variable, que merma cada vez más las rentabilidades de la banca. El indicador ha comenzado el nuevo año por debajo del umbral del -0,5%.

"Hay grandes entidades españolas, como BBVA, Santander y CaixaBank que tienene demasiada liquidez porque ha aumentado mucho el ahorro", asegura Katharina Lueth, vicepresidenta de la plataforma de depositos Raisin en Europa y Reino Unido, que explica que como consecuencia de la pandemia "hay menos gasto y más incertidumbre, por lo que se acapara más liquidez". Sostiene que, pese a que hay máxima liquidez, las grandes entidades europeas apenas pagan intereses por los depósitos sino que empiezan a cobrar por ellos como fórmula para generar ingresos.

Por su parte, Eduardo Areilza, director senior de la consultora Alvarez & Marsal opina que "los bancos se están posicionando". Fuentes de mercado creen que es posible que en un futuro próximo otros bancos españoles se sumen a la decisión de BBVA. Desde BBVA señalan que periódicamete hacen revisiones de su política de comisiones y la posibilidad de cobrar por los depósitos a los particulares se venía contemplando desde finales del año pasado.

Normas
Entra en El País para participar