Financiación

Italia e Irlanda abren el mercado de deuda pública con fuerte demanda

Emiten bonos a 15 y 10 años

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte Reuters

El cambio de año no ha significado un cambio paradigma en los mercados que continúan arrastrando algunas de las debilidades y fortalezadas del pasado ejercicio. La volatilidad en las Bolsas y el apetito por la deuda son un buen reflejo de esta tendencia, corriente que este martes volvieron a ser protagonistas. En las primeras ventas de deuda del año en la zona euro se volvió a constatar que el apetito de los inversores por la deuda pública de la región parece que no tiene fin. Italia e Irlanda han dado el pistoletazo de salida con las primeras emisiones a largo plazo y el interés suscitado ha sido notable.

El país transalpino y uno de los más golpeados por la pandemia ha vendido 10.000 millones en bonos con vencimiento en marzo de 2037. El interés que levantó entre los inversores se dejó notar en la demanda, algo que contribuyó a rebajar el precio. La operación que partía con un diferencial de 13 puntos básicos sobre la deuda a 10 años se cerró con un spread de ocho puntos básicos, cinco menos que los incialmente oprevisto. Italia recibió peticiones de compras de más de 105.000 millones de euros, un nivel muy cercano al récord de 110.000 millones registrados en la emisión sindicada que efectuó el país a comienzos de junio.

Junto a Italia, Irlanda ha sido el otro país que ha aprovechado las primeras jornadas de 2021 para acometer la primera emisión sindicada del año. El país ha captado 5.500 millones en un bono a 10 años a un precio que se sitúa dos puntos básicos por debajo del mid swap (interés libre de riesgo). La demanda para esta operación ha alcanzado los 40.000 millones. "Un comienzo alentador que demuestra la continua y fuerte demanda de una amplia base de inversores de deuda soberana irlandesa", ha señalado el responsable de la Agencia Nacional de Gestión del Tesoro, Frank O'Connor, que ha afirmado además que con la venta de este martes el país ha captado ya el 30% de lo previsto para el conjunto del año. Las lista de emisiones de la jornada la completa Alemania con la venta de 4.800 millones en letras dos años.

Las necesidades de capatar recursos para financiar el déficit y las medidas puestas en marcha para paliar los efectos de la crisis llevarán a los gobierno de la zona euro a emitir deuda por un valor superior al billón de euros, según las previsiones que maneja ING recogidas por Bloomberg. Como ya se puso de manifiesto en 2020 el programa de compras del BCE, ampliado en importe y plazo en la pasada reunión de diciembre, ayudarán a seguir manteniendo bajo control los costes de financiación haciendo más digerible el aumento de la deuda.

El renovado apetito por la deuda que a finales de 2020 llevó al precio de muchas referencias a mínimos históricos se ha visto impulsado en las últimas horas por las dudas que siguen existiendo en lo que a la recuperación de las economías se refiere. Aunque la UE y Reino Unido lograron sellar un acuerdo in extremis para evitar un Brexit duro, el repunte de los contagios y la ya inevitable tercera ola han devuelto el nerviosismo a los inversores. En un contexto en el que la posibilidad de un nuevo confinamiento a imagen y semajanza del vivido en marzo se ve cada día más cercano (Reino Unido ha sido el primero en decretar el cierre de su actividad), los inversores vuelven a refugiarse en la deuda, activo que cuenta con la garantía de los bancos centrales.

El constate goteo de noticias negativas sobre la pandemia es visto desde ING como clave para que se conviertan en realidad las promesas del BCE de comprar bonos y respaldar con esta medida a las economías. Antoine Bouvet, estratega de tipos de la entidad, ha selado a Reuters que desde el punto de vista de los inversores es una buena ocasión para tomar posiciones en los bonos que se irán colocando en el primer mes del año.

Normas
Entra en El País para participar