Disgregar HSBC aceleraría su giro hacia Asia

Le conviene vender toda su red minorista de EE UU y separar su división británica

Sede de HSBC en Hong Kong.
Sede de HSBC en Hong Kong. reuters

El CEO de HSBC, Noel Quinn, tiene la idea correcta, pero va demasiado lento. En 2021 puede verse forzado a acelerar su giro hacia el negocio asiático.

Al igual que sus predecesores, Quinn está liberando capital para invertir en Asia recortando en otros lugares, en concreto en EE UU y en banca de inversión en Europa. Sin embargo, desde el momento en que se hizo cargo, en agosto de 2019, su acción ha bajado un tercio; la de Standard Chartered ha caído un cuarto. Con un múltiplo de 0,7 veces el valor contable tangible esperado, HSBC cotiza con un 16% de descuento respecto a Citigroup; lo hacía con prima cuando Quinn se puso al frente.

Es hora de acelerar la estrategia. Aunque HSBC ya está recortando un tercio de sus sucursales minoristas en EE UU, separar toda la unidad sería más limpio. Los 17.000 millones de euros en préstamos al consumidor de la división implican un valor contable tangible de 1.300 millones, según el capital que suelen tener otros bancos minoristas del país. Citigroup sería un comprador lógico, si los reguladores lo aprueban.

Un movimiento más radical sería separar la unidad comercial y minorista en Reino Unido. Las normas locales implican que sus 240.000 millones en depósitos estén en la práctica atrapados en el país, donde financian hipotecas y préstamos empresariales, principalmente. Entregar acciones de la sociedad a los inversores crearía una unidad autónoma que podría participar en una futura concentración bancaria en el país. Con el mismo múltiplo de valor contable tangible que Lloyds, tendría un valor de 12.000 millones de euros.

Dar marcha atrás a la expansión hacia el oeste de los años ochenta y noventa centraría la atención de los inversores en sus operaciones en Asia, que en 2019 generaron un ROTE ajustado del 15,8%. La región representaría entonces más de la mitad de los activos ponderados por riesgo, frente a los dos quintos de junio pasado. Su valoración debería de mejorar: pares regionales como DBS cotizan con prima respecto al valor contable tangible. El giro de Quinn hacia Asia necesita un tirón en el brazo. La mejor manera de lograrlo será cortarlo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías