La fusión entre Unicaja y Liberbank amenaza a Sabadell en capitalización

Creará la quinta entidad del mercado español por volumen de activos

La fusión entre Unicaja y Liberbank amenaza a Sabadell en capitalización pulsa en la foto

La fusión entre Unicaja y Liberbank amenaza con arrebatar a Sabadell su posición como quinto banco español con mayor capitalización. Y es que la diferencia es de apenas 100 millones de euros: la entidad presidida por Josep Oliu cerró la sesión en Bolsa de ayer con una capitalización de 2.021 millones por los 1.927 millones que sumarían Unicaja y Liberbank.

Aunque de momento la forma de calcular la envergadura que poseerá la entidad resultante es sumando las magnitudes de ambas, sin tener en cuenta la corrección que pueda aplicar el mercado y los ajustes que se produzcan en la integración, la operación creará un nuevo gran banco que competirá con los grandes del Ibex: será el quinto banco por volumen de activos, contará con la quinta mayor plantilla y también controlará la quinta mayor red de oficinas en la Península.

En lo que se refiere al tamaño la fusión entre Unicaja y Liberbank sumaría 108.959 millones de euros, con datos a cierre de septiembre de 2020, por encima de los 96.845 millones de Bankinter. Igualmente, superaría a sus competidores de la banca mediana. Por encima tendría a Sabadell (192.954 millones) y a mayor distancia Santander (352.296 millones solo en España), BBVA (403.527 millones también en España) y la nueva CaixaBank (665.470 millones).

Con respecto al número de empleados, la nueva entidad contaría con una plantilla de 9.929 trabajadores, lo que supone estar por encima de Bankinter (contaba con 6.113 empleados a cierre de septiembre) pero bastante por debajo del resto de grandes bancos. No obstante, hay que tener en cuenta que una de las razones para acometer una fusión bancaria es sumar sinergias a través del cierre de oficinas duplicadas y el recorte de empleados con el objetivo de mejorar la eficiencia y la rentabilidad. Por lo tanto, una vez que la operación se lleve a cabo previsiblemente se producirá un ajuste.

Los sindicatos, favorables a la unción entre las dos entidades, cuentan ya con una reducción de plantilla, aunque esperan que no sea masiva y se lleve a cabo a través de salidas voluntarias y prejubilaciones, como se viene haciendo en el sector en los últimos meses. Además, consideran que el posible ajuste puede venir dado por un sobredimensionamiento de los servicios centrales y no tanto por el cierre de oficinas.

Y es que aunque también se espera un recorte en la red de sucursales, los analistas estiman que el solapamiento entre ambas entidades es bajo y se limitaría a una cifra inferior al 10%, por lo que el posible ahorro de costes también se vería limitado.

Cada banco tiene el grueso de su red en comunidades autónomas complementarias: Unicaja domina en Andalucía y Castilla y León y Liberbank tiene una mayor presencia en Asturias, Castilla la Mancha, Cantabria y Extremadura, ya que recoge la herencia de Cajastur-Banco Caja Castilla La Mancha (CCM), Caja Cantabria y Caja Extremadura.

Según calcula Álvarez & Marsal la fusión entre Unicaja y Liberbank tiene un retorno de la inversión del 270%, con una generación de valor que ascendería a 1.000 millones. Los costes de reestructuración podrían ascender, según estimaciones de analistas, a unos 290 millones, a los que se sumarían las nuevas provisiones y dotaciones.

A cierre de septiembre Unicaja contaba con ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ del 14,69% y una tasa de mora del 4,6%, mientras que Liberbank registró un 14,1% y un 3%, respectivamente.

Normas
Entra en El País para participar