Pandemia

España supera las 50.000 muertes por coronavirus

Las comunidades autónomas han notificado este lunes al Ministerio de Sanidad 24.462 nuevos casos de COVID-19 desde el pasado viernes, el día de Navidad, 2.822 de ellos diagnosticados en las últimas 24 horas.

La cifra total de contagios en España se eleva ya a 1.879.413 desde el inicio de la pandemia, según las estadísticas oficiales. La incidencia acumulada en los últimos 14 días por 100.000 habitantes se sitúa en 246, frente a 224 el lunes pasado y 262 el jueves pasado, en Nochebuena, cuando se publicó el último informe de datos. En las pasadas dos semanas se ha registrado con un total de 115.775 positivos.

En el informe de este lunes se han añadido 298 nuevos fallecimientos. Hasta 50.122 personas con prueba diagnóstica positiva han fallecido desde que el virus llegó a España, de acuerdo con los datos recogidos por el Ministerio. En la última semana han fallecido 408 personas con diagnóstico de COVID-19 positivo confirmado en España.

Actualmente, hay 12.172 pacientes ingresados por COVID-19 en toda España (10.744 el jueves) y 2.022 en UCI (1.907 el jueves). En las últimas 24 horas, se han producido 1.135 ingresos (1.264 el jueves) y 491 altas (1.642 el jueves). La tasa de ocupación de camas ocupadas por coronavirus se sitúa en el 10,04 por ciento (8,80% el jueves) y en las UCI en el 21,14 por ciento (19,98% el jueves).

En paralelo, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES), Fernando Simón, ha informado este lunes de que son nueve los casos confirmados hasta ahora de la cepa británica del coronavirus en España, aunque hay más casos que se están investigando.

Simón ha dado cuenta de esos casos durante su comparecencia en la rueda de prensa que ha ofrecido junto a los ministros de Sanidad y Política Territorial tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud.

El máximo responsable del CAES ha calificado de "esperable" la existencia de estos casos, ya que su origen se sitúa en una zona del Reino Unido que incluye Londres y con la que España tiene mucho intercambio de personas.

Aunque alguno de los casos era ya infectivo (que infecta) durante el vuelo, la mayor parte ha dicho que iniciaron los síntomas a los cuatro o cinco días de haber llegado procedentes del Reino Unido.

Por tanto ha explicado que no eran ni infectivos ni detectables durante los vuelos, porque la PCR se suele hacer positiva, y no siempre, en los dos días previos al inicio de síntomas.

Por tanto, ha recalcado que la posibilidad de detectarlos en origen o en el aeropuerto era baja.

A juicio de Simón, el problema de la cepa inglesa radica en toda la información que ha habido sobre una mayor capacidad de transmisión, y al respecto ha dicho que tiene una serie de mutaciones que podría favorecer que eso ocurra, pero que aún no está tan claro que eso sea así.

"No es que no pueda tener una mayor transmisibilidad. Es que todavía no están despejadas todas las dudas sobre ello", ha añadido.

En España ha asegurado que hay capacidad diagnóstica suficiente y existe además un protocolo para incluir la información relacionada con el genotipo de la secuenciación de las cepas en los datos de vigilancia.

Un protocolo que ha dicho que se está cerrando en la actualidad y cuyo borrador se ha enviado a la ponencia de alertas.

Normas
Entra en El País para participar