Radiografía

La banca acelera la pérdida de peso en la Bolsa frente a las energéticas

La capitalización de los bancos baja a los 95.518 millones

Sectores IGBM Pulsar sobre el gráfico para ampliar

En el año de la pandemia, la composición del Ibex 35 ha vuelto a poner de manifiesto las debilidades de la Bolsa española. La banca y el turismo, dos de los sectores más penalizados por la crisis, cuentan con una amplia representación en el selectivo español y sus caídas en Bolsa se han dejado sentir con fuerza en el Ibex, el peor índice europeo en el año (-16,9%).

La dependencia de la Bolsa española de la banca no es nueva, pero en este 2020 ha vuelto a cobrar una especial relevancia. Con los tipos en el cero y el crédito asfixiado, las alternativas para obtener ingresos son reducidas. A ello se han sumado las perspectivas de aumento de la morosidad, algo que ha llevado a las entidades a incrementar las provisiones por posibles impagos, lastrando aún más la rentabilidad del negocio. Además de en la cuenta de resultados –hasta septiembre las seis entidades del Ibex registraron pérdidas por valor de 7.734 millones– los efectos de la crisis y los tipos cero se han dejado sentir en las cotizaciones. Ni siquiera los procesos de concentración han servido para que los bancos escapen a los números rojos. Sabadell se deja un 65,7% en el año; Bankinter, un 31%; Santander, un 29,2%, mientras CaixaBank, Bankia y BBVA, un 20,7%, un 14,7% y un 15,88%, respectivamente.

A falta de seis sesiones para el cierre del ejercicio, la banca ya no es el sector que más pesa en la Bolsa española. Según datos de Bloomberg, la capitalización conjunta de las seis entidades alcanza los 95.518 millones, 33.993 millones menos que a cierre de 2019 (129.511 millones). Tras estas caídas y en línea con lo apuntado por BME en su informe anual, el peso del sector bancario baja del 19,39% al 12,69% en los últimos 12 meses, el valor más bajo de la historia reciente y la mitad de lo que llegó a representar hace 20 años.

El sector financiero, aunque continúa siendo relevante, ya no es tan determinante como lo fue en el pasado, una tendencia que ya se dejó sentir en el anterior ejercicio, pero que se ha acrecentado en 2020. Las utilites (eléctricas y gasistas) toman el testigo y pasan a ocupar el primer puesto por capitalización bursátil. Aunque solo Iberdrola escapa a los números rojos (sube un 30,9%), el perfil defensivo de compañías como Endesa (-1,2%) y Red Eléctrica (-1,77%) les ha ayudado a amortiguar las embestidas del mercado.

Peor suerte han corrido firmas como Naturgy (-13,66%) o Enagás (-14,7%) que se han visto lastradas por los bajos precios de las materias primas en un contexto de paralización de la economía. A pesar ello, el valor bursátil de estas cinco compañías en conjunto ha aumentado en 7.488 millones respecto al cierre de 2019, hasta los 128.780 millones, una cifra que sube hasta los 141.643 millones si se incluye en el cómputo la capitalización de Repsol, cotizada duramente castigada (-38,56%) por los bajos precios del crudo. Con estas valoraciones el peso de las energéticas alcanza el 25,43%, el 24,13% del total lo aportan las eléctricas y gasistas y el 1,33% restante corre a cargo de la petrolera.

Dentro de las utilities, Iberdrola ocupa un papel destacado. Después de cerrar 2019 como la tercera cotizada más valiosa, este año ha adelantado a Santander y amenaza el reinado de Inditex. El grupo textil sigue siendo la empresa más capitalizada del Ibex (81.532 millones), pero la brecha con la eléctrica (72.454 millones) es cada día menor. Lejos se sitúa Telefónica (18.694 millones), que llegó a ser la más capitalizada pero que a día de hoy cae del top 10.

BME califica de destacado el cambio en la fisionomía del Ibex en un mercado de valores que en los últimos años ha tenido que digerir un delicado proceso de racionalización, recapitalización y concentración del sector bancario. Un buen reflejo de ello es que en 2010 siete bancos integraban el Ibex 35 (BBVA, Santander, CaixaBank, Popular, Banco Español de Crédito, Sabadell y Bankinter), de los cuales a día de hoy quedan cinco, pues dos ellos fueron absorbidos por Santander. Entre todos capitalizaban 128.614 millones, frente a los 96.428 millones de las energéticas.

Banca aparte, otro de los cambios significativos que se ha producido en los últimos 12 meses ha sido el ascenso de Cellnex, que durante semanas llegó a ocupar el cuarto puesto como cotizada más valiosa del Ibex 35. La corrección sufrida en las últimas semanas no le impiden seguir avanzando un 38,5%, pero cae al sexto puesto con un valor en Bolsa de 24.384 millones, por detrás de Santander (44.713 millones), BBVA (27.032 millones) y Amadeus (25.985 millones).

El turístico, uno de los sectores más golpeados por las restricciones a la movilidad, empieza a recuperar parte del brillo perdido con las expectativas creadas por la vacuna, pero todavía está lejos de alcanzar los niveles prepandemia. A lo largo de 2020 las cuatro cotizadas que forman parte del sector (IAG, Amadeus, Meliá y Aena) se han dejado en conjunto 16.909 millones en Bolsa y su capitalización alcanza los 56.195 millones.

La transformación sufrida por del Ibex no queda ahí. En los últimos meses el selectivo español ha dado la bienvenida a Almirall, PharmaMar y Solaria, compañías que elevan a tres los representantes de la industria farmacéutica y impulsan el protagonismo de las energías renovables, ambos negocios que han tenido un buen desempeño en los últimos meses a nivel local y mundial.

Normas
Entra en El País para participar