Seguridad Social

La fórmula de Escrivá para calcular la pensión: con 35 años cotizados pero excluyendo los más negativos

Calviño admite que la Seguridad Social quiere ampliar el plazo de cómputo para determinar la jubilación pero añade una fórmula que mitigaría el recorte esto supondría

 El ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá, interviene durante una sesión de control al Ejecutivo
El ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá, interviene durante una sesión de control al Ejecutivo Europa Press

El Gobierno está trabajando ya sobre un texto para reformar el sistema de pensiones tal y como le está reclamando Bruselas en el marco del reparto de fondos para la reconstrucción. En ese documento, el Ejecutivo propone, entre otras cosas, ampliar de 25 a 35 años cotizados el plazo que se tiene en cuenta para calcular la cuantía de la pensión. Esta medida supondría en términos generales un recorte de las futuras pensiones iniciales, ya que lo lógico es tener carreras laborales ascendentes con salarios más bajos al inicio y crecientes a medida que pasan los años. Por este motivo, cuanto más para atrás se vaya en los años cotizados, menos cotizaciones se tendrán en cuenta y la pensión inicial sería más baja. Según publicaba ayer el diario El País, el propio Gobierno habría calculado en ese documento que prepara para Bruselas que el recorte sería del 5,5% de media.

Sin embargo, este recorte podría verse mitigado por otra medida que sugirió ayer la vicepresidenta económica del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, quien admitió que “la tendencia a seguir ampliando el periodo de cómputo está ahí”, pero, acto seguido, añadió que en la mesa del diálogo social también se iba a discutir que los trabajadores “puedan excluir de dicho periodo de cómputo los años de cotización más negativos” de su vida laboral.

Restando estos años de peores cotizaciones al sistema –Calviño no precisó cuánto sería, pero en anteriores diseños de esta medida en el seno del Pacto de Toledo se perfiló hasta un máximo de dos años y solo para carreras muy largas de cotización– podría mitigarse en algunos casos el recorte inicial de la pensión que implicaría ampliar de 25 a 35 años el periodo de cálculo.

En esta misma línea, el secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo dijo ayer a Efe que el Gobierno “no está barajando medidas que supongan un recorte de las pensiones”, y que todo se negociará en el diálogo social.

Aunque sí reconoció que entre las propuestas que prepara el Gobierno está la de “buscar soluciones a la existencia de carreras de cotización irregulares”. En este punto, se podría enmarcar ese aumento de los años de cotización que se tienen en cuenta para calcular la pensión. Pero en todo caso “se basaría en un análisis de los datos y las carreras laborales de los trabajadores”. De hecho podría beneficiar a muchos trabajadores que se vieron expulsados del mercado laboral en sus últimos años como efecto de la crisis de 2008. Así, el impacto sobre la pensión media, añade, “dependería extraordinariamente de los detalles de su implementación”.

Normas
Entra en El País para participar