Gonzalo Rodríguez (BBVA): “La sostenibilidad es parte de nuestro plan porque es necesaria y rentable”

Estima que todas las sociedades incluirán la sostenibilidad como parte de su plan estratégico

Explica la apuesta de BBVA por el asesoramiento a empresas para que puedan reducir al mismo tiempo su factura energética y la huella de carbono

Gonzalo Rodríguez, director de desarrollo de negocio de BBVA España.
Gonzalo Rodríguez, director de desarrollo de negocio de BBVA España.

La transición energética se ha convertido en uno de los pilares de la recuperación tras la crisis del Covid-19. Antes de que estallara la pandemia, BBVA incluyó la sostenibilidad como eje estratégico para los próximos años y el director de desarrollo de negocio del banco en España asegura que la entidad se encuentra en una buena posición para aprovechar las oportunidades que surgirán de esta transformación.

Gonzalo Rodríguez es responsable de desarrollo de negocio de BBVA España desde 2020. Tras más de una década en McKinsey, donde desarrolló sus funciones en Madrid y Nueva York, se incorporó a BBVA en 2014. En 2016, fue nombrado responsable de transformación Digital en España. En 2018 pasó al área de client solutions como Responsable global de producto de cliente retail para BBVA.

En el recién estrenado plan estratégico de BBVA se incluye la sostenibilidad como uno de los pilares para los próximos años. ¿Por qué es tan importante?

Es una de las mayores disrupciones que ha habido en la historia de la humanidad. Va a ser un imperativo que todas las empresas tengan la sostenibilidad en el ADN de su estrategia porque esta disrupción va a producir una serie de riesgos a evitar y también oportunidades que queremos capturar.

¿A qué riesgos relacionados con la sostenibilidad se enfrenta el sector?

Va a haber riesgos de varios tipos: riesgos asociados a la transición energética, riesgos financieros porque el coste de la financiación de determinados activos va a cambiar, y también el valor de los activos puede cambiar muy rápido en el tiempo.

¿Y qué oportunidades puede aprovechar una entidad como BBVA?

Para conseguir la transición energética se requiere movilizar muchos fondos. Se estima que en los próximos años España va a tener que destinar en torno a 23.000 millones anuales. Aquí es donde podemos jugar un papel muy relevante. Las entidades financieras podemos financiar la transformación sostenible con productos y servicios adaptados a las necesidades de los clientes y ofreciendo asesoramiento.

"En el primer semestre de 2020, que ha sido muy complicado, hemos movilizado 10.000 millones en proyectos sostenibles"

Últimamente todas las grandes empresas hablan de sostenibilidad, incluso las que tradicionalmente han sido más contaminantes. ¿Se trata de una moda?

No es una moda. En BBVA tenemos una apuesta por la sostenibilidad que se basa en el cambio climático y en el crecimiento inclusivo y que viene de lejos. Tenemos que asegurarnos de que proveemos de soluciones a los colectivos no bancarizados. En segundo lugar, tenemos que apoyar el emprendimiento como base de generación de riqueza futura. Y en tercero, promover infraestructuras ligadas a la sanidad y la educación.

En ese recorrido, ¿qué proyectos ha desarrollado BBVA en materia de sostenibilidad?

Como comentaba, para nosotros la sostenibilidad no es ninguna moda. En 1999 diseñamos el primer fondo de inversión sostenible. En 2007 participamos en la primera emisión de un bono verde, en la que el emisor fue el Banco Europeo de Inversiones, y en 2008 tuvimos el primer plan de pensiones español en firmar los principios de inversión responsable. Ahora hemos desarrollado un catálogo sostenible. En BBVA, cada producto de cada categoría, ya sea hipotecas, consumo, leasing, renting, tienen una alternativa sostenible y además lo dinamizamos con asesoramiento a empresas y particulares.

En 2020 lanzaron una funcionalidad en la aplicación móvil por la que las empresas podían calcular su huella de carbono. ¿Qué resultados ha tenido hasta ahora?

Que una empresa conozca su huella es el primer paso para asesorarla con el objetivo de mejorar su eficiencia energética. Al final otra prioridad estratégica es ayudar a los clientes a tomar mejores decisiones. Queremos mejorar su salud financiera y gran parte de esta salud financiera pasa por ahorrar en las facturas de la luz, del agua o del gas, de forma que también repercuta a un menor impacto medioambiental. Con lo cual, este asesoramiento a particulares y empresas es fundamental. Durante el primer semestre de este nuevo 2021 lo llevaremos también al ámbito de los clientes particulares.

"En BBVA, cada producto de cada categoría tiene una alternativa sostenible y lo dinamizamos  con asesoramiento"

En ese sentido, ¿qué aporta BBVA a las empresas?

Podemos llegar a los clientes con una propuesta de valor que es muy atractiva. Nosotros les podemos financiar una inversión para conseguir mayor eficiencia energética y que además son financiaciones que se pagan solas con el ahorro de la factura eléctrica. Por ejemplo, en proyectos de autoconsumo fotovoltaico. También hemos empezado a trabajar con industrias muy intensivas en consumo energético como la cárnica y hortofrutícola, que pueden acometer inversiones para mejorar sus gastos y ayudar en la transición que viene.

En lo que respecta al negocio bancario, ¿es rentable esa apuesta por la sostenibilidad?

La sostenibilidad es parte de nuestro plan porque es necesaria y rentable. Igual que ahora nadie se plantea que la transformación digital no sea un imperativo y nosotros lo llevamos diciendo desde hace muchos años, estamos convencidos de que va a pasar lo mismo con la sostenibilidad. Y pensamos que si hacemos los deberes antes, partiremos con mucha ventaja.

En 2018 BBVA lanzó el compromiso 2025 por el que movilizará 100.000 millones en inversiones verdes hasta esa fecha. ¿En qué estado se encuentra?

Hasta ahora hemos movilizado 40.000 millones. En el primer semestre de 2020, que ha sido muy complicado, hemos movilizado a nivel de grupo 10.000 millones en proyectos sostenibles, de los cuales el 46%, unos 4.600 millones, corresponden a España. Se trata de un compromiso para movilizar inversiones en actividades verdes, agroindustrias, infraestructuras sostenibles, emprendimiento e inclusión financiera. Y ya estamos viendo los resultados.

España recibirá hasta 140.000 millones del fondo europeo para la recuperación. ¿Qué pueden hacer los bancos para aprovecharlos?

Los fondos europeos suponen una oportunidad única para acometer la transformación del tejido empresarial, su modernización y asegurar el crecimiento económico a futuro. Para ello hay dos requisitos fundamentales, la colaboración público-privada, y que en esa colaboración se generen los incentivos adecuados. Nuestra propuesta es que se impulsen programas muy granulares que permitan llegar al autónomo, al particular y a la empresa de forma que las ayudas públicas amplifiquen la iniciativa privada. Tenemos varios ejemplos, como los préstamos ICO y las moratorias. Tenemos que trasladar esta colaboración a los fondos europeos. Y ahí BBVA puede jugar un rol clave para canalizar los fondos. Además la capacidad de análisis permite asesorar en los proyectos.

Normas
Entra en El País para participar