Trump dejará tras de sí cuatro años de máximos en Wall Street

El S&P 500 se anota un alza del 70% desde 2016

Trump pulsa en la foto

Joe Biden será, muy previsiblemente, declarado hoy ganador de las presidenciales de EE UU tras la reunión de los miembros del Colegio Electoral. El demócrata no será investido hasta enero pero con este paso se pone fin a la lucha iniciada por el actual presidente, Donald Trump, desde que se conocieron los resultados de los comicios del 3 de noviembre. El republicano considera que hubo un "fraude masivo" y ha pedido la actuación de los tribunales, pero sus esfuerzos han sido en vano.

Así, el mandato de Trump terminará igual que comenzó, rodeado de conflictos e incertidumbre y con un mayor poder de los mensajes de Twitter sobre las comunicaciones oficiales. Sin embargo, Wall Street ha reaccionado bien a esta política impulsiva superando máximo tras máximo desde las elecciones de noviembre de 2016 y mejorando el resultado obtenido en los cuatros años previos, durante el segundo mandato de Barack Obama.

Desde que se conociera su victoria en 2016, el S&P 500 suma un 70%, mientras que el Nasdaq, que se ha beneficiado del impulso de las tecnológicas, se ha revalorizado más de un 120%. Sin embargo, entre la reelección de Obama en 2012 y las presidenciales de 2016, subieron un 50% y un 72% respectivamente.

El cambio de signo político en el Despacho Oval no ha alterado el ánimo de los inversores que, más preocupados por la pandemia, han sumado nuevos récords al conocerse que las vacunas contra el Covid-19, con un elevado nivel de efectividad, podrán empezar a inocularse a principios de 2021.

Y es que el coronavirus no ha podido con la fuerza de Trump. En los comienzos de su propagación, Wall Street sufrió fuertes caídas, al igual que el resto de Bolsas internacionales, con desplomes de alrededor del 30% entre febrero y marzo, cuando el virus llegó a Occidente. Pese a todo, en lo que va de año sus índices son de los pocos que registran subidas: el S&P 500 se anota un 13% y el Nasdaq, un 37%. Esto significa que si el virus no se hubiera extendido por el planeta, seguramente el resultado bursátil del mandato del republicano hubiera sido aún más elevado.

Tras este comportamiento, que si se compara con Europa es aún más destacable, pues el Eurostoxx50 suma un 15% desde 2016, hay una serie de políticas en favor de las grandes empresas del país y decisiones proteccionistas que han llevado a Wall Street a desplomarse en una jornada y repuntar con solo un tuit en el que el dirigente reforzara la idoneidad de su estrategia.

Su primer año de mandato finalizó con un alza del 19% para el S&P y del 28% para el Nasdaq tras perfilarse la reforma fiscal, aprobada en enero de 2018, que rebajaba los impuestos a familias y empresas. Esta noticia no quedó empañada por un verano de tensión ante una posible guerra nuclear por el enfrentamiento con Corea del Norte durante el cual Trump amenazó con "un fuego y una furia nunca vistos".

La guerra comercial con China y los aranceles al acero y al aluminio impuestos también en Europa sí pesaron en el mercado estadounidense en 2018, que cerró con una caída de entre el 4% y el 6%, afectado también por el temor a una crisis económica. No fue hasta el verano de 2019 cuando ambos países acercaron posturas y cerraron la primera fase del acuerdo. El conflicto, que aún no ha finalizado y con el que tendrá que lidiar Biden, ha reforzado a las empresas estadounidenses, a pesar de su dependencia del extranjero. Apple, por ejemplo, con proveedores en el país asiático, se ha convertido en la primera empresa estadounidense en alcanzar el billón de dólares de capitalización.

El Covid-19 pudo trastocar la evolución de Wall Street en los años previos, pero la caída duró poco y desde finales de marzo, a pesar de los confinamientos –menos duros que en Europa– y la crisis económica resultante, comenzó a recuperarse. EE UU es el país que más fallecidos ha registrado hasta ahora por el virus y mientras que el Viejo Continente se recupera ahora de la segunda ola, al otro lado del Atlántico habrían finalizado ya la tercera. Trump ha negado la existencia o la letalidad del virus desde el principio e incluso tras enfermar poco antes de las elecciones. Biden dará un giro en este sentido pero llegará a la Casa Blanca cuando ya hayan comenzado a administrarse las vacunas (EE UU comenzará a inocular hoy la de Pfizer). Wall Street ya ha festejado esta aparente victoria contra el virus con una subida del 4% desde que las farmacéuticas publicaron los buenos resultados de sus ensayos finales.

La ayuda de la Reserva Federal

  • Críticas de Trump. La Reserva Federal ha sido también objetivo de Trump, que instó repetidas veces a rebajar los tipos. Su presidente, Jerome Powell permaneció impasible y subió cuatro veces el precio del dinero en 2018.
  • Regreso a los tipos cero. Con el nuevo año, Powell prestó atención a los débiles datos macroeconómicos y cambió su estrategia, rebajando en julio de 2019 los tipos por primera vez desde 2008. La situación ya no se ha podido revertir. La pandemia y el miedo a los efectos sobre la economía llevó a la Fed a recortar los tipos dos veces en dos semanas hasta dejarlos en el 0%, un nivel en el que el organismo asegura que estarán durante los próximos tres años.
Normas
Entra en El País para participar