_
_
_
_

Juzguemos el avance tecnológico de Europa en 2030, no en 2020

La UE atrae una amplia proporción de inversiones en pymes que son gigantes en potencia para el futuro

AFP

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, quiere que las tecnológicas de nueva creación de la Unión se conviertan en gigantes al estilo estadounidense. Se mire como se mire, que se cumpla ese sueño queda muy lejos. Sin embargo, un nuevo informe de Atomico, una empresa de capital riesgo, sugiere motivos para estar esperanzados durante los próximos diez años o así.

Las cifras publicadas ayer muestran el camino que le queda por recorrer a Europa. Sus tecnológicas de nueva creación atraerán 41.000 millones de dólares este año, según cálculos de Atomico tras ajustar la diferencia entre los datos publicados y los acuerdos reales. Incluso esa suma, un máximo para Europa, supone una fracción de los 141.000 millones de Estados Unidos, y sería mayor si se ajustasen también las diferencias entre lo real y lo publicado. La inversión en Asia bajará un 37% desde su máximo de 2018, pero sigue estando en torno al doble que el total de la inversión europea.

Por otra parte, las empresas más grandes con sede en la región siguen siendo diminutas comparadas con lo habitual en Estados Unidos. Spotify Technology de Suecia y Ayden, el grupo de pagos holandés, juntos valen 127.000 millones de dólares. La capitalización bursátil de Amazon.com subió aproximadamente esa cantidad en apenas dos días a principios de noviembre. El gigante europeo del software, SAP, valorado en 150.000 millones de dólares, ha perdido el 16% de su valor en Bolsa este año.

Sin embargo, los datos de hoy suelen reflejar la realidad de ayer. Eso se debe a que el período de gestación para pasar de ser una empresa de nueva creación que va dando sus primeros pasos hasta su salida a Bolsa, para después convertirse en un gigante tecnológico. lleva muchos años. Por esta razón, comparar los datos europeos y estadounidenses agregados nos muestra cómo eran las cosas. En todo caso, las cifras correspondientes a las empresas de nueva creación son más halagüeñas en Europa. Atomico calcula que este año la región europea recibirá el 40% de todo el capital invertido a escala global en importes de menos de 5 millones de dólares, frente al 35% que se lleva Estados Unidos. La cuota de Europa casi duplica la de Asia en el siguiente tramo, el de las inversiones de entre 5 y 10 millones de dólares.

En otras palabras, la Unión está absorbiendo una proporción sustancial de las inversiones en pequeñas empresas de nueva creación, que son los gigantes en potencia de 2030 y más allá. La siguiente pregunta es si estas empresas se quedarán en Europa cuando les llegue el momento de salir a Bolsa. Spotify, por ejemplo, se registró en Nueva York. Hay buenas noticias en este frente: THG de Reino Unido y Allegro.eu de Polonia, que combinadas valen 30.000 millones de dólares, salieron a Bolsa este año y demostraron que las tecnológicas europeas pueden lograr valoraciones de talla estadounidense sin salir de casa. El sueño de Von der Leyen tiene cimientos muy sólidos, pero posiblemente ya no esté en el cargo cuando se haga realidad.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_