Mercados

La Reserva Federal al rescate: duplica en 2020 la deuda de EE UU en su poder

El organismo presidido por Jerome Powell duplica su posición en lo que va de 2020

Fed pulsa en la foto

A unas pocas semanas de cerrar el año, nadie duda de la capacidad del Covid-19 a la hora de generar inestabilidad económica, pero tampoco cabe debate alguno sobre la presteza con la que los bancos centrales se han lanzado a emplear su arma más poderosa en contra de las turbulencias: inundar de dinero el mercado.

La foto de cómo han evolucionado los principales tenedores de deuda estadounidense no da lugar a equívocos. Desde finales de 2019 hasta el pasado 30 de septiembre, última fecha en la que la agencia Bloomberg recoge datos al respecto, la Reserva Federal se ha distinguido como el mayor acreedor de la principal economía del mundo. En este periodo de tiempo, el banco central ha más que duplicado la deuda estadounidense en su poder, desde los 2,25 billones de dólares hasta los 4,59 billones. La cifra está muy por encima de los 1,27 billones de dólares en manos de los inversores procedentes de Japón, los segundos mayores acreedores de Estados Unidos, y representa una parte sustancial de los 23,51 billones que a 30 de septiembre debía EE UU.

Pese al incremento del 21% en la deuda de EE UU desde el arranque del año por las medidas de choque para hacer frente a la pandemia, China ha reducido ligeramente su tenencia y se afianza como el tercer mayor acreedor por detrás de Japón. Las tensiones entre las dos principales potencias mundiales se relajaron después de aquella tregua que puso fin a la guerra comercial, pero ha continuado reduciendo sus tenencias de deuda estadounidense, algo que viene haciendo en los últimos años de forma muy gradual –si lo hiciera de golpe debilitaría al dólar y eso afectaría a su divisa y a sus exportaciones– para no dañar a su propia economía. El gigante asiático ha disminuido su cuantía de deuda estadounidense en un 0,76% desde finales de 2019 hasta dejarla en 1,06 billones de dólares, mínimos de febrero de 2017.

Quien sí ha aumentado notablemente su posición acreedora en EE UU ha sido Reino Unido. El país saliente del club comunitario registró un aumento del 9,39%, hasta los 428.900 millones de dólares. Por detrás de los británicos, en términos absolutos, quedan los irlandeses, la nación que más ha subido porcentualmente su deuda estadounidense. Dublín elevó su tenencia un 12,03%, hasta 315.800 millones de dólares.

Brasil (-5,93% respecto al inicio de 2019), Luxemburgo (+3,1%) y Suiza (+7,49%) componen la parte media de la tabla, mientras que en la novena posición se encuentra Hong Kong (-1,68%), uno de los principales y recurrentes focos de conflicto entre Pekín y Washington.

En conjunto, los inversores afincados en estas 10 naciones y la Reserva Federal ostentaban a 30 de septiembre 9,15 billones de dólares de deuda estadounidense, frente a los 6,61 billones que tenían a el comienzo del año. Las compras que han realizado han supuesto que han pasado a poseer el 39% del total de la deuda desde el 34% inicial. El pasivo de EE UU es mayor tras el golpe del Covid y está más concentrada en unas pocas manos. 

Taiwán o India quedan fuera por poco

La isla de Taiwán e India, ambas regiones con una cantidad cercana a los 213.500 millones de dólares en deuda estadounidense a día 30 de septiembre de 2020, están a escasa distancia de Bélgica en el ranking de mayores tenedores externos.

Singapur (159.000 millones de dólares), Francia (135.400 millones), Arabia Saudí (131.200 millones), Canadá (128.000 millones) y Corea del Sur (123.200 millones) completan la lista de nacionalidades con más de 100.000 millones de dólares en deuda estadounidense en su haber. A mayor distancia se sitúan, según Bloomberg, países como Noruega (91.300 millones) Tailandia (83.200 millones) o Alemania (74.800 millones).

Normas
Entra en El País para participar