Los populares europeos advierten a Hungría y Polonia que pueden ser excluidos del fondo poscovid

La Comisión estudia fórmulas jurídicas para sacar a estos dos socios del fondo de reconstrucción

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán.
El primer ministro húngaro, Viktor Orbán. EFE

El presidente del grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara, Manfred Weber, advirtió este jueves a Polonia y Hungría que hay medios legales para sortear su veto al fondo poscovid, excluyéndoles del reparto de fondos.

En un encuentro digital con corresponsales extranjeros en Alemania, Weber instó también a estos dos países a acudir a la justicia europea si dudan del mecanismo de condicionalidad (que liga la entrega de fondos al respeto al Estado de derecho), en lugar de vetar el presupuesto comunitario y el plan de recuperación poscovid.

"Es técnica y legalmente posible. Y es concebible", aseguró el político conservador alemán en relación a una vía alternativa para sacar adelante el fondo de recuperación poscovid sin los dos socios.

Como opción, mencionó la posibilidad de hacer un acuerdo intergubernamental de cooperación reforzada -tal y como prevé el Tratado de Lisboa- entre los otros 25 socios, lo que excluiría a Budapest y Varsovia de este fondo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ya había propuesto esta opción tras el anuncio de Hungría y Polonia de que vetarían a causa del mecanismo de condicionalidad el paquete económico de más de 1,8 billones de euros, con el presupuesto comunitario 2021-2027 y el plan de reconstrucción poscovid.

El presupuesto comunitario, por su parte, podría arrancar en enero también pese al bloqueo, pero en modo emergencia. Esto implica que algunas partidas no estarían disponibles, como los fondos de cohesión, algo que también perjudicaría a estos dos países, explicó Weber.

Lo que están haciendo Polonia y Hungría es "irresponsable" y "jugar con fuego", afirmó el líder de los conservadores en la Eurocámara, que esperó que "vuelva el raciocinio" a los gobiernos de ambos países, en manos de partidos ultraconservadores.

Sobre la vía del diálogo que encabeza la canciller alemana, Angela Merkel, que ha pedido "compromisos a las dos partes" para lograr un acuerdo, Weber se mostró algo escéptico y dijo que "no hay mucho margen" para introducir "cambios" en el mecanismo de condicionalidad.

Este instrumento liga la entrega de fondos al respeto al Estado de derecho en los socios receptores, algo que se limita a la independencia de los medios y la Justicia, explicó el presidente del grupo popular en la Eurocámara, que lo calificó de políticamente "neutral", porque las decisiones las toma la justicia comunitaria.

El Gobierno español, por su parte, sigue prefiriendo un acuerdo con Polonia y Hungría como vía para activar el fondo de recuperación post-Covid de 750.000 millones de euros, aunque la Comisión Europea ya está estudiando opciones jurídicas para sacarlo adelante dejando fuera a estos países.

"Estoy convencida de que seremos capaces de llegar a un acuerdo, para eso trabaja España, creemos que es la mejor opcion", ha dicho la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, en una entrevista en Bloomberg TV, recogida por Europa Press.

A su juicio, lo que hay que hacer es seguir pidiendo a estos dos países que "se comporten responsablemente" y trabajen para lograr un consenso. El secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, viajó este miércoles a Varsovia y la semana pasada a Budapest. Según la ministra, los demás socios están dispuestos a escuchar sus preocupaciones, pero estos dos gobiernos tienen que ser responsables también con sus propios gobiernos y ciudadanos: "Se están moviendo sobre una línea muy fina, sus empresas y ciudadanos necesitan estos estímulos tanto como los demás".

Normas
Entra en El País para participar