La oferta de S&P por IHS abre la puerta a una guerra desagradable

Incluso si las autoridades antimonopolio cooperan, ICE no se lo tomará muy bien

Logo de S&P Global en sus oficinas de Nueva York.
Logo de S&P Global en sus oficinas de Nueva York. reuters

La carrera de los datos financieros se calienta. Año y medio después de que LSE comprara Refinitiv, S&P Global ha ofrecido 44.000 millones de dólares por IHS Markit, todo en acciones. A pesar de ser la mayor adquisición del año, puede que no sea la última palabra de la saga.

La oferta parece impactante: IHS solo valía 13.000 millones en 2016 cuando se fusionó con Markit. Pero es 21 veces el ebitda probable del objetivo en 2021, según Olivetree Financial, más o menos lo mismo que Moody’s o ICE. Y el valor de comprador y objetivo casi se ha cuadruplicado desde 2016. Los inversores se agolpan en los lucrativos y de rápido crecimiento negocios de datos. Las operaciones en el sector se ha disparado.

El atractivo para S&P es ganar aún más escala, por ejemplo combinando sus operaciones de rating con el análisis de bonos de IHS. También espera sinergias de costes de 480 millones al año, probablemente uniendo áreas superpuestas como precios de commodities y negocios de índices. Bajándolas a 390 millones al año de ahorros a corto plazo e ignorando los beneficios del aumento de ingresos previsto, deberían valer más de 3.000 millones, gravados y capitalizados. Eso está cómodamente por encima de la prima, 2.300 millones.

No todo son buenas noticias para S&P. Es probable que el beneficio operativo de IHS Markit en 2021 solo sea de 1.800 millones, según los analistas. Incluso asumiendo que todas las sinergias lleguen rapiditas, el retorno de S&P después de impuestos seguiría por debajo del 5%. El coste de capital de IHS es más del 8%, según Morningstar.

Hay otros dos problemas, de competencia. Los reguladores pueden tardar mucho en aprobar grandes fusiones de infraestructura financiera, y en todo caso están vigilando más de cerca el creciente poder de los gigantes de los datos. Incluso si los antimonopolio cooperan, ICE no se lo tomará muy bien. Con una prima de menos del 10% respecto a la capitalización del mercado sin perturbaciones de IHS, lo de S&P puede no ser un KO. Si le sigue una guerra de ofertas, el ganador necesitará un crecimiento tremendo para evitar la destrucción de valor.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías