Banca de inversión

Morgan Stanley reorganiza su filial en España y pasará a depender de la ley alemana

El banco fusionará la agencia de valores con el holding en Fráncfort y pasará a operar a través de una sucursal

Morgan Stanley reorganiza su filial en España y pasará a depender de la ley alemana

Morgan Stanley prepara una reorganización societaria de sus negocios en Europa en pleno Brexit. Tal y como ha informado la entidad en una escritura remitida al Borme, plantea una fusión de su sociedad de valores Morgan Stanley SA (su principal filial en España) y Morgan Stanley Europe SE, la matriz radicada en Fráncfort. Esto supondrá, de facto, el cierre de su principal filial en España, de modo que todo su negocio en el país pasará a depender de su nuevo centro europeo en Alemania, desde donde operará en España a través de una sucursal.

Morgan Stanley, como la mayoría de los grandes bancos de inversión internacionales, se vieron obligados a buscar una nueva sede en la UE una vez que el Reino Unido decidió en 2016 abandonar el club comunitario. Esta entidad norteamericana, como muchas, ha decidido establecer su nuevo centro europeo en Fráncfort. Es allí donde está ubicada Morgan Stanley SE, que actuará como holding de todo el negocio del banco en la Unión Europea. Es el único accionista de Morgan Stanley SV, SA, la empresa de servicios de inversión que tiene la firma domiciliada en España desde 2007 y que pilota Andrés Esteban desde que en 2019 reemplazó al histórico Luis Isasi.

Asesorados por Linklaters, los consejos de administración acordaron proceder a la fusión por absorción de las firmas. Esto supondrá "la disolución sin liquidación" de la filial en España y "la transmisión íntegra de todos los activos y pasivos".

La escritura de fusión establece que la operación se consumará a lo largo de 2021. El efecto contable, así como el tributario, se empezará a computar a partir del 1 de enero. La operación está aún pendiente de tener el visto bueno de la CNMV.

A partir de entonces, Morgan Stanley operará en España a través de una sucursal de esta sociedad alemana. "Simultáneamente a la conclusión de la fusión, Morgan Stanley Europe cederá a su sucursal española todos los activos y pasivos transmitidos en el transcurso de la fusión", reza la escritura. A efectos prácticos, la gran diferencia es que la oficina de Morgan Stanley en Madrid pasará a estar regida por la regulación alemana así como por las normas de conducta española. Y estará supervisada de manera conjunta tanto por la CNMV como por el regulador de ese país (BaFin) de manera conjunta, si bien seguirá tributando en España por su actividad aquí. Tampoco tendrá ningún efecto sobre los 71 empleados con los que cuenta en España ni sobre el domicilio social ni sobre sus clientes.

La UE permite que una institución financiera radicada en algún país del club comunitario pueda operar en otro país del club con las normas y la vigilancia de su regulador de origen. La propia Morgan Stanley, además de esta sucursal dependiente de Fráncfort, cuenta con otra sucursal ligada a una filial localizada en Irlanda.

El banco de inversión justifica en la escritura esta operación en motivos organizativos. Afirma que su lógica es optimizar y simplificar su estructura. Se enmarca en el requisito de la UE de que las empresas de inversión tengan una sociedad intermedia antes de la radicada en Reino Unido.

Normas
Entra en El País para participar