Mapfre deberá pagar 1,48 millones para regularizar a falsos autónomos

Inspección de Trabajo le obliga a contratar a 51 personas en cinco provincias

Un ciclista pasa delante de una oficina de Mapfre, en Madrid.
Un ciclista pasa delante de una oficina de Mapfre, en Madrid.

La aseguradora Mapfre ha sufrido varios reveses a cargo de la Inspección de Trabajo, que le han obligado a regularizar la situación de agentes que prestaba sus servicios como autónomos y que la compañía ha tenido que contratar. En los últimos meses ha tenido que regularizar a 51 de estos falsos autónomos y abonar 1,48 millones de euros en concepto de cuotas atrasadas de la Seguridad Social.

El último episodio, y el más significativo, ha tenido lugar en Sevilla. Allí, las autoridades detectaron que había varias decenas de personas, que vendían seguros de vida de Mapfre, como agentes, pero cuya relación real era laboral. Es decir, que debían ser empleados de la compañía y no mantenerse como autónomos, con un contrato mercantil.

Esta inspección ha derivado en un acta de regularización de cuotas de la Seguridad Social de los últimos cinco ejercicios (el máximo permitido por la ley), que suman un importe de 1,2 millones de euros. El acta de liquidación de cuotas fue comunicada a Mapfre hace tres semanas. De acuerdo con fuentes de Almas, un colectivo de antiguos agentes de Mapfre, esta regularización afecta a 46 personas, aunque en el procedimiento se llegaron a analizar 60 casos.

Desde Mapfre se asegura que la mayoría de inspecciones de trabajo que tuvo en 2019 le han sido favorables. También recuerdan que la compañía tiene en España 2.600 oficinas con agencia y 18.000 agentes-mediadores, una figura jurídica plenamente reconocida.

Las regularizaciones en las oficinas centrales de Sevilla se suman a otros cinco procedimientos en agencias de Mapfre en Tenerife, Málaga, Huelva

Desde Mapfre se asegura que la mayoría de inspecciones de trabajo que tuvo en 2019 le han sido favorables. También recuerdan que la compañía tiene en España 2.600 oficinas con agencia y 18.000 agentes-mediadores, una figura jurídica plenamente reconocida.

y Zaragoza (con dos casos). En todos ellos, Inspección de Trabajo encontró casos de falsos autónomos que, de forma agregada, le han obligado a abonar 277.000 euros en concepto de cuotas atrasadas de la Seguridad Social y a contratar a estas cinco personas. Además, también deberá regularizar a otros cuatro empleados que trabajaban para las agencias.

En las actas levantadas por Inspección de Trabajo en estos cinco casos se constata que "los agentes forman parte de un red comercial organizada por la empresa", que las agencias delegadas (autónomos) dependían de las oficinas directas de Mapfre, que el agente no disponía de una cartera de clientes propia y que tenía que pedir permiso para sus vacaciones y días de libranza.

Los problemas de Mapfre con los falsos autónomos no son un caso aislado. En septiembre, Inspección de Trabajo de Madrid sancionó a una agencia de la aseguradora Santalucía por tener empleados como autónomos a trabajadores que tenían realmente una relación laboral. Además, el año pasado, el Tribunal Supremo ratificó una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón en la que se establecía que 27 empleados de SegurCaixa Adeslas no eran autónomos, sino empleados. El caso se había iniciado cuatro años antes, con un acta de Inspección de Trabajo.

De acuerdo con fuentes laborales, la proliferación de estas investigaciones se debe a un mayor celo en la Oficina Nacional de Lucha contra el Fraude de la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya en su primer Ejecutivo, en 2018, se marcó como uno de los objetivos prioritarios aflorar hasta 40.000 falsos autónomos. Los avances más significativos en este ámbito han sido la regularización, en dos años, de 7.260 personas en la industria cárnica de Cataluña. O la de los 11.000 repartidores de la empresa Glovo.

 

Normas
Entra en El País para participar