ESPECIAL PUBLICIDAD

Caleido, cuando la sostenibilidad centrada en las personas es la protagonista 

El respeto al medio ambiente y el bienestar de los trabajadores y visitantes están en el corazón de Caleido que se construye en el Paseo de la Castellana de Madrid

Torre Caleido
Recreación virtual de los flagshigs de Caleido en el Paseo de la Castellana, en Madrid.

Todo está pensado en Caleido, zona comercial, universidad en vertical, zonas verdes y zona de hospital, para cumplir el compromiso con la sostenibilidad centrada en las personas. Y lo está desde el principio. Desde la misma fase conceptual de la idea. En 2016, antes de plasmar en los planos cómo iba a ser todo, antes de poner la primera piedra, ya estaba ahí. Ese año, hace ya cuatro, se solicitó el certificado LEED (siglas en inglés de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental), el más reconocido y exigente a nivel internacional para edificios sostenibles.

Caleido, que sumará una quinta torre a las cuatro del Paseo de la Castellana, ha sido ideado apoyándose en los preceptos de la blue architecture, corriente que conjuga en perfecta armonía el medio ambiente y el bienestar de las personas que van a hacer uso y disfrute de lo construido.

Este doble compromiso no es una operación comercial o de marketing. Se puede medir y evaluar. Para que este espacio sea una referencia en la eficiencia energética, la protección del medio ambiente y el confort de los usuarios, los arquitectos e ingenieros han cumplido con una serie de rigurosos requisitos.

Empezando con el lugar donde se ha construido, en el distrito financiero de las Cuatro Torres. Se trata de un emplazamiento sostenible, una parcela urbana ya desarrollada, por lo que no se ha producido un impacto ambiental.

Caleido es un ejemplo de arquitectura que conjuga el medio ambiente y el bienestar de las personas

Continuando después con el área donde se ha intervenido. Primero en la misma torre, de 181 metros de altura y 35 plantas. Esta cuenta con dos capas de vidrio distanciadas entre sí 25 centímetros. Esto permite una circulación de aire natural que se conecta con la extracción del aire procedente del edificio. La calidad del aire cuenta con un sistema de ventilación 30% superior al nivel requerido. Igualmente, el control solar aplicado a los cristales ayuda a regular el calor, logrando así inviernos cálidos y veranos agradables.

Y después en el espacio exterior, donde la prioridad ha sido la amplitud y la calidad del aire ambiental. Caleido tiene 33.000 m2 de zonas verdes y 16.000 m2 de zona comercial abierta. O, lo que es lo mismo, confort para los usuarios, recorridos agradables, lugares de descanso, jardines, paseos y espacios comunes para que todos los visitantes disfruten.

Las personas que visiten el complejo o que trabajen en él tendrán a su disposición 2.000 plazas de aparcamiento, preparadas para vehículos no contaminantes. Todas ellas estarán bajo la superficie, con lo que se elimina el efecto isla de calor.

Torre Caleido
Recreación virtual de la zona comercial de Caleido.

La eficiencia en el consumo de energía y de agua es otro de los capítulos más importantes. En el primero, el edificio cuenta con una climatización eficiente gracias a las envolventes que garantizan el aprovechamiento del calor de la cámara, a la vez que limitan al máximo la radiación solar y minimizan la demanda energética; e Iluminación de alta eficiencia con lámparas de elevado rendimiento, detectores de presencia y sistemas adaptados a las condiciones lumínicas exteriores. Sin olvidar que más del 75% de los espacios tendrán luz natural.

El uso más eficaz del agua se consigue a través de un sistema de riego por goteo, exudación y microaspersores que reducen el consumo de esta en un 50%, con ajustes del caudal de suministro para una distribución eficiente, el aprovechamiento del agua procedente de la lluvia y sanitarios de bajo consumo.

Los materiales que se han usado en el proceso de construcción son reciclados y su origen es de proximidad. Otros, como pinturas, barnices o suelos, cumplen con las normativas y limitan así las emisiones de componentes contaminantes a la atmósfera.

Para el futuro inmediato, cuando se inaugure y comience a funcionar, está elaborado un plan de gestión de residuos y se han destinado 47 m2 de espacio para almacenar materiales para su posterior reciclaje.

Todo pensado, diseñado y casi puesto a punto para que las más de tres millones de personas que se espera visiten al año Caleido encuentren un lugar único donde confluirán innovación, talento, educación, cultura, tiendas, gastronomía y bienestar en armonía con una arquitectura sostenible.

LEED, un certificado ecoeficiente

Los propietarios de Caleido solicitaron en 2016 el certificado LEED en la categoría oro (la segunda de un total de cuatro). Este documento acredita, a través del cumplimiento de una serie de requisitos, que el edificio está construido cumpliendo unos estándares de ecoeficiencia y sostenibilidad. Aquí lo otorga el Consejo de Construcción Verde de España, una asociación privada sin ánimo de lucro.

“Para lograr la certificación oro tienen que superar 60 créditos de los voluntarios y todos los obligatorios, que son 12”, declara Aurelio Ramírez, presidente de esta asociación que valida la certificación. Estos avales se obtienen en distintos campos que son “localización y transporte, parcela sostenible, eficiencia en agua, energía y atmósfera, materiales y recursos y calidad ambiental interior”, explica.

Normas
Entra en El País para participar