Bolsas emergentes, la gran apuesta de las gestoras para 2021

Destacan la gran fortaleza de la economía china y su gestión del Covid

Una persona con mascarilla sube por unas escaleras junto a unos paneles con la cotización de la Bolsa de Shangai.
Una persona con mascarilla sube por unas escaleras junto a unos paneles con la cotización de la Bolsa de Shangai.

Las grandes gestoras internacionales han comenzado a desgranar cuáles son sus recomendaciones de inversión para 2021. Aunque hay disparidad sobre el recorrido de las tecnológicas o sobre la rotación hacia sectores más cíclicos, hay un consenso en que las Bolsas de países emergentes, especialmente la de China, van a ser uno de los activos destacados el próximo ejercicio.

Didier Saint-George, miembro del comité de inversiones de la prestigiosa firma francesa Carmignac, considera que esta temática será una de las más interesantes en 2021. "En general, tenemos una visión positiva respecto a la renta variable, pero especialmente en lo relativo a mercados emergentes", explicó la semana pasada en un encuentro con prensa.

Este inversor destacó varios factores. En primer lugar, que muchos países emergentes, destacadamente los asiáticos, han gestionado mejor que los desarrollados la crisis del Covid-19. Además, recordó que muchos de ellos no han tenido que poner en marcha ingentes paquetes fiscales para reactivar sus economías, "por lo que tienen una situación financiera saneada".

Por último, mencionó la debilidad relativa del dólar. Con los planes de la Reserva Federal (Fed) para bajar los tipos de interés, la divisa estadounidense se ha hecho menos atractiva. Esto va a favorecer a muchos países emergentes, especialmente a aquellos más dependientes de la venta de materias primas.

El papel que jugarán las materias primas

Las materias primas han tenido un turbulento 2020. Mientras que el oro marcó nuevos máximos históricos, los materiales más ligados al ciclo industrial o a la construcción entraron en una profunda crisis de la que aún se están recuperando. "Creemos que el contexto en 2021 debería seguir siendo favorable para las materias primas a medida que la economía global vuelva a una senda de crecimiento anual positivo", apuntan desde la gestora de Credit Suisse.

La recuperación de la demanda de materias primas, unida al fortalecimiento de la divisa de los países de monedas de países emergentes son dos de los argumentos más repetidos por los expertos para augurar una buena evolución bursátil de las Bolsas emergentes.

Desde el equipo de análisis de Credit Suisse recuerdan que el 80% del mercado de renta variable emergente corresponde a Asia, especialmente a China. Y subrayan que el continente tiene una buena exposición a las compañías "de la nueva economía" (ventas online, fabricantes de semiconductores, robótica, digitalización...). "Creemos que la Bolsa asiática va a registrar buenos rendimientos en 2021, dada la contención del Covid-19 en buena parte del continente y a la fortaleza de la recuperación económica de China".

Stefan Kreuzkamp, director global de inversiones de DWS, la antigua gestora de fondos de Deutsche Bank, apuntaba el pasado miércoles en un encuentro con prensa que la economía china ha sufrido un impacto de la pandemia, en términos de PIB per cápita, de solo 510 euros, frente a los 4.710 euros de los ciudadanos de la eurozona o los 6.380 de los estadounidenses. Además, para 2021 calcula que China crecerá a una tasa del 8,2%, una de las mayores del mundo.

"En relación a las economías emergentes, somos especialmente positivos respecto a los bonos soberanos, gracias a la rápida recuperación económica y a las menores incertidumbres sobre las relaciones comerciales con Estados Unidos".

En la encuesta mensual a gestores de fondos que realiza Bank of America, casi el 50% señalaba que el activo que mejor comportamiento tendría en 2021 sería el de "mercados emergentes", por delante de la Bolsa de Estados Unidos, el petróleo o el oro.

Normas
Entra en El País para participar