Los ‘defaults’ corporativos chinos airean los trapos sucios regionales

Los impagos de las empresas públicas obstaculizan el crédito y la creación de empleo por parte de las provincias

Paneles de Bolsa en Shangái (China).
Paneles de Bolsa en Shangái (China). REUTERS

El incumplimiento de pagos por parte de empresas estatales chinas está poniendo provincias como Henan bajo presión renovada. El gobierno local tiene problemas para emitir deuda, incluso mientras los ingresos fiscales siguen siendo bajos. Henan y sus pares tienen el mandato de crear millones de puestos de trabajo, pero una restricción de crédito podría obstaculizar su capacidad para apoyar la desequilibrada recuperación económica de China.

Los impagos son endémicos en la región del cinturón de óxido del norte de China, pero la céntrica Henan no forma parte de ese maltrecho grupo; es la quinta economía regional (de las 34 totales) más grande del país. Así que cuando una de sus empresas estatales, Yongcheng Coal & Electricity, dejó de pagar 128 millones de euros en bonos este mes a pesar de tener una calificación crediticia de primera categoría, fue un duro golpe, especialmente al juntarse con los incumplimientos de empresas estatales de otras áreas.

El banco central inyectó 800.000 millones de yuan (100.000 millones de euros) en el mercado interbancario para calmar los nervios, y las autoridades han iniciado una investigación sobre posible malversación.

Los márgenes de rendimiento de los bonos corporativos con calificación AA y AAA se ampliaron bruscamente como reacción a los hechos, y se han mantenido así. Henan ha tenido que posponer al menos 2.600 millones de yuanes (300 millones de euros) de emisiones de bonos este mes.

En la provincia de Qinghai, una serie de incumplimientos de pagos de empresas públicas en 2019 ha aumentado los costes de recaudación de fondos para sus pares en 1.600 puntos básicos desde mayo, según un análisis de Guosheng Securities. Esta última serie de defaults podría ser un gran dolor de cabeza para las provincias que todavía están tratando de sacudirse el impacto de la pandemia.
Sobre el papel, la economía de Henan volvió a crecer en el tercer trimestre. Pero eso estuvo respaldado por una cantidad récord de emisión de bonos, mientras las ventas de tierras, normalmente la principal fuente de ingresos del gobierno local, se hundían.

Henan tuvo un déficit fiscal equivalente a casi el 13% del PIB en los primeros tres trimestres, según nuestros cálculos. Sus ganancias de empresas públicas se contrajeron un 8% en el mismo período en promedio. Al mismo tiempo, su deuda fuera de balance se situó en más de 2 billones de yuanes (250 millones de euros) en 2019, según la agencia de calificación Pengyuan. Sin embargo, todavía tiene que crear 1,1 millones de puestos de trabajo este año de alguna manera.

A las provincias chinas les está costando estimular la actividad a través del gasto en infraestructuras, y aunque las exportaciones gozan de buena salud, el consumo interno no ha vuelto todavía. Pekín está enfriando la especulación inmobiliaria, por lo que las ventas de tierras podrían debilitarse aún más. Si el crédito sigue siendo escaso, las empresas locales, desesperadas por refinanciarse, se verán perjudicadas, y los ambiciosos objetivos de empleo también podrían incumplirse.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías