Financiación

Six vende bonos por 650 millones a tipos negativos para cerrar la financiación por BME

La fuerte demanda de más de 2.700 millones permite que la rentabilidad a vencimiento sea del -0,009%

Jos Dijsselhof, consejero delegado de Six y presidente de BME.
Jos Dijsselhof, consejero delegado de Six y presidente de BME.

El último coletazo de la opa del grupo Six por BME se cerró este miércoles con la emisión de bonos por 650 millones de euros. Los casi 2.800 millones del contrato que la empresa firmó en noviembre de 2019 con Credit Suisse quedarán completamente refinanciados. Six, con una calificación de A y perspectiva estable según Standard & Poor’s, ha utilizado su músculo financiero para colocar esta deuda, por la que recibirá dinero, con un vencimiento de cinco años. Los bonos cotizarán en España y la demanda, por unos 2.700 millones de euros, permitió fijar su rentabilidad en negativo. En concreto, en el -0,009%, según Bloomberg.

La caja de Six es envidiable, y ya la ha empleado para refinanciar parte del contrato que selló para pagar la opa de BME. A cierre del pasado junio, su importe total de liquidez era de 7.260 millones de francos suizos (unos 6.700 millones de euros), según el informe semestral de la compañía que pilota como consejero delegado Jos Dijsselhof. Si bien, de esta cantidad solo estaban disponibles para afrontar la adquisición unos 1.000 millones de francos (algo más de 920 millones de euros), según explicó el director financiero de Six, Daniel Schmucki, en una entrevista publicada en CincoDías en diciembre de 2019.

La operación y todos los pagos concluyeron el pasado septiembre, cuando las acciones de BME fueron suspendidas de negociación para después ser excluidas, una vez que Six ejecutó el derecho de venta forzosa (squeeze out). Credit Suisse, la mano que ha mecido la cuna en todo el proceso de la compra, como asesor y también como omnímodo financiador, ha pilotado también la emisión de deuda, junto con UBS.

Del resto de entidades que participaron en el préstamo sindicado una vez lo colocó Credit Suisse, y al que esta emisión pone el punto final –UBS, con 1.117,1 millones (la misma cantidad que su rival suizo), BBVA, Banco Santander y CaixaBank (con 167,6 millones cada uno) y KutxaBank, con los restantes 55,9 millones– han participado todas menos el banco vasco. Se ha sumado además JP Morgan. El precio de partida era de un cupón del midsawp en euros a cinco años más 75 puntos básicos. Pero los compradores les han quitado el papel de las manos y quedó en el midswap más 45 puntos básicos. El precio final se ha situado por encima de la par, en el 100,045%, de ahí la rentabilidad negativa. Así, Six cobrará por financiar la adquisición de BME.

La compañía suiza ha decidido no esperar y ceñirse a pies juntillas a su hoja de ruta expuesta en el folleto de la opa. La emisión de los bonos, a largo plazo, se ha emitido en el segundo semestre del año, como estaba previsto. La duración del préstamo era de 12 meses prorrogables, y se firmó hace justo un año.

Además del efectivo, el pasado mes de abril, Six hizo caja en una el gigante de tarjetas y proceso de pagos Worldline. El grupo suizo vendió el 6% de la compañía e ingresó un total de 675 millones de euros que destinó a pagar la oferta por el gestor de la empresa española. Con todo, Six mantiene tras la venta un 16,3% de Worldline.

Normas
Entra en El País para participar