Financiación Pública

El Tesoro vuelve a recortar su necesidad de financiación

Rebaja sus emisiones para este año a 110.000 millones; no celebrará una colocación de bonos y obligaciones

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.
La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. EFE

El Tesoro Público reducirá en otros 5.000 millones de euros las emisiones previstas para este año, por lo que las emisiones netas del ejercicio se quedarán en 110.000 millones de euros, frente a los 130.000 previstos el pasado mes de mayo.

La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, anunció este martes un nuevo recorte en el volumen de financiación previsto para 2020 tan solo un mes después de que el Tesoro rebajara en 15.000 millones de euros la estimación de emisión neta.Durante su participación en el primer Congreso Digital Internacional de Directivos organizado por la APD, Calviño explicó que la rebaja de las previsiones de emisión conllevará la no convocatoria de una de las dos subastas de bonos y obligaciones de diciembre. A ello se suma el actual contexto de estabilidad en el mercado en el que el bono soberano a 10 años está cada vez más cerca de sus mínimos históricos registrados en agosto de 2019, cuando alcanzó el 0,035%.

La reducción de las emisiones de deuda neta por parte del Tesoro coincide con las estimaciones de los expertos de que el PIB volverá a contraerse en el cuarto trimestre del año. Esta misma semana se ha conocido que los expertos de Funcas estiman una recaída del PIB del 5% en el último trimestre del año por los rebrotes del Covid-19 y las nuevas restricciones de movilidad que han aplicado las comunidades autónomas y los países de nuestro entorno. Cálculo que choca con la estimación del Gobierno un alza de la economía del 1,2% en el último trimestre del año.

El Tesoro justifica el recorte de emisiones de deuda neta por las amortizaciones anticipadas realizadas por las comunidades autónomas de su deuda con el Estado. A ello se suma además una estimación prudente del organismo a la hora de calcular las necesidades para financiar las medidas sociales y económicas puestas en marcha en pleno Gran Confinamiento, que habría desembocado en una caída de los ingresos fiscales menor de lo esperada. Así, la evolución de la actividad económica a partir del tercer trimestre tendría como consecuencia mayores ingresos tributarios que los estimados el pasado mes de octubre.

Financiación de los ERTE

Por otro lado, la Unión Europea captó otros 8.500 millones de euros en el mercado de capitales con los que financiar su programa SURE, el instrumento europeo de ayuda al desempleo destinado a financiar los ERTE en Espala o figuras análogas en el resto de los países de la UE. Se trata de la tercera emisión que realiza en poco más de un mes y, si bien no tuvo la arrolladora respuesta de la primera, logró una demanda muy destacada, por más de 90.000 millones de euros.

La UE colocó esos 8.500 millones de euros en un bono social a un plazo de 15 años, con un diferencial de midswap, el interés de referencia del mercado, menos cinco puntos básicos. El precio fue inferior al de partida, de midswap menos dos puntos básicos.

Normas
Entra en El País para participar