El Ibex gana un 2,5% en la semana y se queda a las puertas de los 8.000 puntos

Los inversores se mantienen atentos a las tensiones políticas en Europa y EE UU

Ibex pulsa en la foto

Los mercados europeos han vivido una jornada positiva pero sin grandes avances. La segunda ola de contagios avanza, la vacunación generalizada aún tardará en llegar y las discrepancias políticas en EE UU, con Trump aferrado a la Casa Blanca sin admitir la derrota, dificulta la normal transición. Además, no hay avances en Europa en cuanto al paquete de ayudas, aunque Hungría ha comunicado su intención de seguir negociando hasta alcanzar un consenso. Así, las Bolsas europeas han registrado tímidas ganancias. En el caso del Ibex 35, el alza es del 0,6% y se queda a las puertas de los 8.000 puntos (7.977,9). En la semana el índice acumula un alza del 2,5%.

En el selectivo español los avances han estado liderados por Solaria, con un alza del 4,05%, gracias a una mejora de recomendación de Goldman Sachs y JP Morgan. Le siguen Red Eléctrica (3,24%), Acerinox (2,63%) y Acciona (2,4%), mientras que la mayor caída la registró Sabadell (1,74%) pese a ser el valor más destacado en la semana. Meliá, Amadeus y Telefónica cedieron a su vez un 1,42%, 1,11% y 1,10%, respectivamente. A los recortes de Meliá se sumó NH en el Continuo, donde lideró los descensos con un -7,27%.

Los mercados europeos han vivido una jornada positiva pero sin grandes avances. La segunda ola de contagios avanza, la vacunación generalizada aún tardará en llegar y las discrepancias políticas en EE UU, con Trump aferrado a la Casa Blanca sin admitir la derrota, dificulta la normal transición. Además, no hay avances en Europa en cuanto al paquete de ayudas, aunque Hungría ha comunicado su intención de seguir negociando hasta alcanzar un consenso. Así, las Bolsas europeas han registrado tímidas ganancais. En el caso del Ibex 35, el alza es del 0,6% y se queda a las puertas de los 8.000 puntos (7.977,9). En la semana el índice acumula un alza del 2,5%.

A las incertidumbres habituales que vienen pasando factura a las Bolsas, para colmo, se ha hecho evidente el enfrentamiento entre el Secretario de Tesoro, Steve Mnuchin, y la Reserva Federal acerca de los fondos creados para la pandemia. Mnuchin pidió el jueves a la Fed que devuelva el dinero asignado en virtud de la ley de ayuda para préstamos de emergencia a empresas. A su juicio, la medida permitirá al Congreso reasignar 455.000 millones de dólares. La medida pone punto final a la compra de bonos corporativos y los préstamos a empresas y gobiernos locales que formaron la parte más controvertida de la respuesta de la Fed a la pandemia.

"Crece el desconcierto entre los inversores en EE UU: el cauto optimismo generado tras conocer que se reiniciaban las conversaciones para el quinto programa de alivio fiscal, se minó con la noticia de que el Tesoro instaba a la Fed a no renovar el programa de préstamos y a devolver para otros gastos los fondos noutilizados, alegando que la banca tiene capacidad suficiente para ejercer ese papel", eplican en MacroYield.

Mientras, el presidente electo Joe Biden ha reclamado a la Administración Trump cooperación para facilitar la transición. Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantiene la defensa de los intentos de su cliente por impugnar las elecciones presidenciales.

Además, los inversores en Europa seguirán atentos al desarrollo de la cumbre de los líderes de la Unión Europea (UE) para saber si son o no capaces de resolver temas tan espinosos como son el veto de Hungría y Polonia al presupuesto europeo y al reparto de los fondos de emergencia para la pandemia, y las negociaciones con el Reino Unido para evitar un Brexit desordenado. El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha confiado este viernes en que se llegue a un acuerdo y aboga por seguir negociando.

Además, la decisión de Mnuchin ha hecho mella en la deuda, con caída de la rentabilidad del bono del Tesoro a 10 años hasta situarse en el 0,826%. La semana pasada, el bono llegó a tocar el 0,98%. El dólar, por su parte, cotiza estable frente al euro tras caer ayer, nada más conocerse la petición de Mnuchin. La moneda europea cotiza en 1,187 dólares.

En el mercado de materias primas, el Brent apenas varía, en torno a 44 dólares.

A las incertidumbres habituales que vienen pasando factura a las Bolsas, para colmo, se ha hecho evidente el enfrentamiento entre el Secretario de Tesoro, Steve Mnuchin, y la Reserva Federal acerca de los fondos creados para la pandemia. Mnuchin pidió el jueves a la Fed que devuelva el dinero asignado en virtud de la ley de ayuda para préstamos de emergencia a empresas. A su juicio, la medida permitirá al Congreso reasignar 455.000 millones de dólares. La medida pone punto final a la compra de bonos corporativos y los préstamos a empresas y gobiernos locales que formaron la parte más controvertida de la respuesta de la Fed a la pandemia.

"Crece el desconcierto entre los inversores en EE UU: el cauto optimismo generado tras conocer que se reiniciaban las conversaciones para el quinto programa de alivio fiscal, se minó con la noticia de que el Tesoro instaba a la Fed a no renovar el programa de préstamos y a devolver para otros gastos los fondos no utilizados, alegando que la banca tiene capacidad suficiente para ejercer ese papel", explican en MacroYield.

Mientras, el presidente electo Joe Biden ha reclamado a la Administración Trump cooperación para facilitar la transición. Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantiene la defensa de los intentos de su cliente por impugnar las elecciones presidenciales.

Además, los inversores en Europa seguirán atentos al desarrollo de la cumbre de los líderes de la Unión Europea (UE) para saber si son o no capaces de resolver temas tan espinosos como son el veto de Hungría y Polonia al presupuesto europeo y al reparto de los fondos de emergencia para la pandemia, y las negociaciones con el Reino Unido para evitar un Brexit desordenado. El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha confiado este viernes en que se llegue a un acuerdo y aboga por seguir negociando.

Además, la decisión de Mnuchin ha hecho mella en la deuda, con caída de la rentabilidad del bono del Tesoro a 10 años hasta situarse en el 0,826%. La semana pasada, el bono llegó a tocar el 0,98%. El dólar, por su parte, cotiza estable frente al euro tras caer ayer, nada más conocerse la petición de Mnuchin. La moneda europea cotiza en 1,187 dólares.

En el mercado de materias primas, el Brent apenas varía, en torno a 44 dólares.

Normas
Entra en El País para participar