Reino Unido adelanta a 2030 la prohibición de venta de coches diésel y gasolina

Invertirá más de 2.800 millones de libras (3.130 millones de euros) en coches eléctricos

El primer ministro británico, Boris Johnson.
El primer ministro británico, Boris Johnson. Reuters

El Reino Unido ha anunciado que prohibirá la venta de coches nuevos diésel y gasolina a partir de 2030, adelantando cinco años la fecha prevista inicialmente. Esto pone al país británico por delante de Francia y España, que no lo harán hasta 2040, y en línea con Irlanda y los Países Bajos, subrayan desde la Fundación Europea del Clima.

“Invertiremos más de 2.800 millones de libras (3.130 millones de euros) en vehículos eléctricos, conectando el país con puntos de recarga y fabricando baterías de larga duración en nuestras gigafactorías. Esto nos permitirá poner fin a la venta de coches nuevos de gasolina y diésel en 2030. Sin embargo, permitiremos la venta de coches híbridos que puedan recorrer una distancia significativa sin emitir dióxido de carbono hasta 2035”, ha asegurado el primer ministro británico, Boris Johnson, en una columna publicada en el Financial Times.

Según el informe anual 2019 de la patronal de fabricantes, Anfac, de los 2,2 millones de vehículos que se produjeron en España el año pasado, 327.186 unidades, el 14,2% sobre el total, se exportaron al país británico. Reino Unido es el tercer mercado más importante para España, tan solo por detrás de Alemania y Francia. Teniendo en cuenta el tipo de combustible, en el territorio nacional se en samblaron 1,61 millones de automóviles gasolina y 533.923 diésel el ejercicio pasado, lo que supone el 73,19% y el 24,16% del total, respectivamente.

“Teniendo en cuenta la significativa importancia del mercado británico de importación de coches fabricados en España, esta decisión del Reino Unido es una potente señal a la industria automovilística española de que el fin de los coches de combustión interna está cada día más cerca y que sería más inteligente por su parte apostar decididamente por la fabricación de coches eléctricos”, señala el representante de Transport & Environment en España, Carlos Bravo.

Por su parte, Noruega es el país con el objetivo más ambicioso y en 2025 dirá adiós a la comercialización de vehículos de combustión. Se prevé que esta nueva fecha en el Reino Unido creará 24.00 empleos. La Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles de Reino Unido (SMMT, por sus siglas en inglés) cifró en junio en 73.500 millones de libras (81.000 millones de euros) el coste para la automoción británica por el impacto del Covid-19 y si el país no llega a acuerdos comerciales con la Unión Europea tras su salida.

Normas
Entra en El País para participar