La automoción británica cifra en 81.000 millones el coste por el Covid-19 y un Brexit duro

El sector reclama al Gobierno ayudas para impulsar la demanda y facilitar el flujo de caja, así como una reducción del IVA

Planta de Nissan en Sunderland (Reino Unido).
Planta de Nissan en Sunderland (Reino Unido).

La Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles de Reino Unido (SMMT, por sus siglas en inglés) ha cifrado en 73.500 millones de libras (81.000 millones de euros) el coste para la automoción británica por el impacto del Covid-19 y si el país no llega a acuerdos comerciales con la Unión Europea tras su salida.

De este modo, la patronal ha solicitado al Reino Unido en un comunicado que haga todo lo posible para alcanzar un acuerdo para el tratado de libre comercio con Europa que no incluya aranceles a la importación de vehículos.

Según la SMMT, un Brexit duro causaría unas pérdidas de producción por valor de hasta 40.000 millones de libras (44.115 millones de euros), a los que se sumarían otros 33.500 millones de libras (36.946 millones de euros) por la crisis del coronavirus.

En concreto, estima que la industria de la automoción británica dejará de ensamblar este año 920.000 vehículos y que no será hasta 2025 cuando se alcancen los niveles previos a la pandemia, siempre y cuando se produzca un tratado de libre comercio tras el Brexit "ambicioso y sin aranceles".

"Sin embargo, un escenario de no acuerdo dañaría severamente estas perspectivas y podrían darse volúmenes por debajo de los 850.000 vehículos para 2025, el nivel más bajo desde 1953", ha lamentado.

Además, la asociación también ha pedido al Gobierno británico un paquete de reinicio para salvar uno de cada seis empleos del sector del automóvil que se encuentran "en riesgo de despido" por la crisis sanitaria.

La patronal ha indicado que hasta uno de cada seis empleos en el sector está "amenazado" y que un tercio de los trabajadores todavía no ha vuelto a su actividad. "En junio se anunciaron más de 6.000 recortes de empleos en el sector en el Reino Unido, como resultado de cierres globales, mercados cerrados y plantas cerradas", ha advertido.

Asimismo, ha avisado de que la baja demanda y el distanciamiento social están ralentizando la productividad, pese a que los concesionarios de Inglaterra y de Gales están reabriendo y las líneas de producción se reinician.

En este contexto, solicita al Ejecutivo de Boris Johnson ayudas para impulsar la demanda y facilitar el flujo de caja, así como una reducción del IVA. "Tal como hemos visto en otros países, necesitamos un paquete de soporte para reiniciar, para generar demanda, volúmenes y crecimiento, y mantener al Reino Unido a la vanguardia de la industria automovilística", ha reivindicado el consejero delegado de SMMT, Mike Hawes.

Normas
Entra en El País para participar