BBVA vende por 9.700 millones su negocio en EE UU y acomete el salto en España

La operación genera plusvalías de 580 millones y un impacto positivo de 300 puntos básicos en la ratio CET. La entidad se compromete a incrementar la remuneración a los accionistas y aprovechará "oportunidades de crecimiento" por adquisiciones en los países en los que es líder, afirma

Fusion BBVA Sabadell

Si el viernes Santander sorprendía al mercado con el anuncio de una importante reestructuración en España, ayer lo hizo BBVA con la comunicación de un acuerdo para la venta de su filial estadounidense a PNC por 11.600 millones de dólares (9.700 millones de euros), casi el 50% del valor en Bolsa de BBVA. La operación, la mayor realizada por el banco y que se lleva gestando desde mayo, se abonará en efectivo. El mercado aplaudió esta venta con una subida de la acción del 15,25%, aunque llegó a subir el 20%. Las especulaciones sobre una operación con Banco Sabadell ya estaban extendidas por el mercado, lo que también influyó en la cotización.

BBVA 4,08 -0,05%

BBVA sale de Estados Unidos 16 años después de su llegada con la compra de un pequeño banco en el que invirtió 16 millones de dólares, aunque tres años después, en febrero de 2007 adquirió Compass, por 7.400 millones de euros, con Francisco González como presidente.

La operación, que se produce en plena ebullición del mapa bancario español tras la fusión de CaixaBank y Bankia, le aportará unas plusvalías netas de 580 millones de euros. El patrimonio tangible se incrementará en 1.400 millones de euros.

Además, tendrá un impacto positivo en el capital de máxima calidad, el ratio CET1 fully loaded, de 294 puntos básicos, equivalente a 8.500 millones de euros de generación de capital CET1, con lo que este índice pro-forma se situaría a 30 de septiembre en el 14,5%, el tercero más altos de Europa, y que le refuerza en un momento delicado por la pandemia, aunque este ratio será coyuntural.

El presidente de BBVA, Carlos Torres, aseguró que la operación “nos aporta mucha flexibilidad para invertir de forma rentable en nuestros mercados”. Con ello el grupo podrá dar un impulso al “crecimiento a largo plazo” y apoyar a “las economías en la fase de recuperación, así como para incrementar la remuneración al accionista”. “Esta es una gran operación para todas las partes”, subrayó. De esta forma, el banquero confirmaba lo que el mercado ya llevaba tiempo especulando: una fusión con Sabadell, que horas más tarde anunciaron ambos bancos.

Torres destacó que el grupo ya estaba bien capitalizado incluso antes de la transacción, afirmó que no se siente cómodo operando con unos colchones de capital estructuralmente tan altos. Sumado al exceso de capital con el que ya contaba, la entidad dispone de casi 600 puntos básicos para dedicar a asignaciones. “Ya veremos cuál es el equilibrio óptimo y cuál es el nivel de capital que queremos de aquí en adelante”, apostilló el presidente del banco.

Los ingresos obtenidos junto al exceso de capital, de hecho, le permitirá abordar compras y remunerar al accionista, incluso con una “recompra relevante” de acciones, explicó el consejero delegado del banco, Onur Genç, a los analistas. Aunque la operación no se cerrará hasta dentro de unos seis meses, tras recibir las autorizaciones pertinentes.

Concretamente, Genç subrayó que los fondos obtenidos por la operación los empleará para analizar “opciones estratégicas para dar valor al accionista”, y entre ellas destacó “oportunidades de crecimiento” en los países en los que es líder (España, México, Turquía, Perú y Colombia). Estaba claro que se refería a España, como se comprobó horas después de anunciar la venta de la filial de Estados Unidos. El directivo también destacó el precio que pagará el grupo de servicios financieros PNC por la filial estadounidense, que supera en 2,5 veces lo que consideraba el mercado.

España, que le aporta el 16,4% de su beneficio, es el principal país en el que BBVA tiene puesto sus ojos para crecer con compras, una vez que en México no puede adquirir otras franquicias al tener una elevada cuota de mercado.

William S. Demchak, presidente y CEO de PNC, señaló en un comunicado que la compra “es una oportunidad para caminar hacia el futuro desde una posición de fortaleza, acelerando la expansión de PNC, aprovechando nuestra experiencia en adquisiciones”. Una vez se complete la operación, PNC –con sede en Pittsburgh, Pensilvania– se convertirá en el quinto banco más grande del país por activos.

Banca corporativa
El acuerdo alcanzado no incluye la venta del negocio institucional del grupo BBVA desarrollado a través de su bróker dealer BBVA Securities ni la participación en Propel Venture Partners US Fund I, LP. Tampoco la sucursal de Nueva York, a través de los cuales BBVA seguirá prestando servicios de banca corporativa y de inversión. Adicionalmente, BBVA mantiene la oficina de representación en San Francisco.

El beneficio acumulado en nueve meses del presente ejercicio en Estados Unidos fue de 115 millones de euros, un 75,9% menos. Estados Unidos aportó a BBVA el 10% de las ganancias, en 2019. Turquía sumó el 18,7% y México el 44,9% del beneficio del grupo el pasado mes de septiembre.

BBVA entró en EE UU en 2004, pero fue tras adquirir  Compass en febrero de 2007, por 7.400 millones de euros, con Francisco González como presidente cuando dio el salto.  En Estados Unidos, BBVA está presente en la región del Sunbelt, y su negocio cuenta con más de 100.000 millones de dólares en activos, 637 oficinas y posiciones sólidas en Texas, Alabama y Arizona. El negocio de EE UU finalizó el tercer trimestre con un beneficio acumulado en nueve meses de 115 millones de euros, un 75,9% menos. El margen neto entre enero y septiembre de la filial ascendió a 960 millones de euros, un 2,8% menos. BBVA cerró los nueve primeros meses del año con pérdidas de 15 millones debido a las provisiones llevadas a cabo para hacer frente al nuevo entorno económico derivado de la pandemia de Covid.

Una vez se complete la operación, PNC -con sede en Pittsburgh, Pensilvania- se convertirá en el quinto banco más grande del país por activos y en uno de los primeros regionales. Con la compra, PNC espera lograr sinergias de 900 millones de dólares, mientras que los costes de integración los estima en 980 millones de dólares.

El acuerdo alcanzado no incluye la venta del negocio institucional del grupo BBVA desarrollado a través de su bróker dealer BBVA Securities ni la participación en Propel Venture Partners US Fund I, L.P. Tampoco la sucursal de Nueva York, a través de los cuales BBVA seguirá prestando servicios de banca corporativa y de inversión a sus grandes clientes corporativos e institucionales. Adicionalmente, BBVA mantiene la oficina de representación en San Francisco.

JP Morgan Securities ha sido el asesor financiero en exclusiva de BBVA, mientras que Sullivan & Cromwell ha sido el asesor legal. Citi, Bank of America, Evercore y PNC Financial Institutions Advisory han sido los asesores financieros de PNC y Wachtell, Lipton, Rosen & Katz, los asesores legales.

BBVA cerró los nueve primeros meses del año con pérdidas de 15 millones debido a las provisiones llevadas a cabo para hacer frente al nuevo entorno económico derivado de la pandemia de Covid y al fondo de comercio de EE UU. El banco, no obstante, ya explicó en septiembre que esperaba cerrar el ejercicio con beneficios.

El tamaño de la recompra de acciones que pretende BBVA para recompensar a sus accioistas dependerá del nivel al que coticen los títulos en ese momento y también estará condicionada a que el BCE levante su veto sobre la remuneración al accionista. Carlos Torres añadió que el objetivo de BBVA seguirá siendo el de aplicar un pay out de entre el 35% y el 40%.

 

Fusiones de bancos regionales

El sector bancario de Estados Unidos vive un momento de reestructuración, en el que  pequeños bancos regionales han estado buscando aumentar su escala para convertirse en jugadores nacionales. En un  momento en el que grandes grupos nacionales como JPMorgan Chase y Bank of America  se expanden por los estados y lanzan agresivas estrategias de captación de clientes digitales, las entidades de menor tampaño buscan fusiones para mantener su posición de liderazgo regional. La fusión por valor de 28.000 millones de dólares de BB&T y SunTrust Banks  del año pasado fue considerada como el posible comienzo de una nueva ola de fusiones con el obejtivo de convertir a los bancos regionales en actores nacionales.

Normas
Entra en El País para participar