La gestora de BBVA registra 1.830 millones de euros en salidas de fondos en 2020

Kutxabank, Bankia e Ibercaja lideran las captaciones de recursos

 Sede operativa de BBVA en Madrid, edificio La Vela
Sede operativa de BBVA en Madrid, edificio La Vela

2020 está siendo un año difícil para BBVA Asset Management. La gestora de fondos del segundo mayor banco español ha registrado hasta octubre salidas de fondos de inversión por un importe de 1.828 millones de euros. Esta tendencia contrasta con la evolución de otros bancos, como Kutxabank, Ibercaja, Bankia o CaixaBank, que están logrando atraer dinero nuevo de clientes a sus fondos.

La asociación de gestoras de fondos de inversión y planes de pensiones (Inverco) ha presentado cifras globales de todas las gestoras hasta septiembre. En los nueve primeros meses del año, BBVA AM había tenido reembolsos netos por importe de 1.483 millones de euros. El peor dato del sector. En octubre, aún con datos parciales, la firma ha registrado salidas por 345 millones adicionales. También el peor dato mensual del sector.

Estas cifras de reembolsos netos son la combinación del dinero nuevo que entra a algunos fondos de BBVA, con el dinero que sale (ya sea porque los clientes se lo llevan a otra entidad o porque lo venden y lo transforman el liquidez).

Fuentes de BBVA AM relativizan la evolución de la gestora y explican que buena parte de estos movimientos se deben “a movimientos tácticos en las carteras de gestión discrecional, que han vendido fondos de BBVA para comprar fondos de terceras gestoras”.

Los contratos de gestión discrecional de carteras se han extendido mucho en la banca española. El cliente delega en el banco la capacidad para comprar y vender fondos en su nombre. El banco cobra una comisión directa (no como las comisiones de gestión de los fondos, que se cargan al patrimonio del fondo). A cambio, la entidad tiene que buscar el producto idóneo para el cliente, tanto en términos del binomio rentabilidad-riesgo, como en comisiones. Este tipo de contratos está haciendo que cada vez se contraten más fondos de otras gestoras, especialmente extranjeras.

El auge de la gestión discrecional

  • Tendencia. Los grupos financieros españoles han firmado contratos de gestión discrecional de carteras por un importe que roza los 78.000 millones de euros. Este tipo de relación está provocando que los bancos compren cada vez más para sus clientes fondos de inversión de terceros, en lugar de venderles sus propios fondos, que muchas veces tiene peor calidad.
  • Clientes. De acuerdo con los datos facilitados por la asociación de las gestoras (Inverco), en la actualidad hay unos 740.000 contratos de gestión de carteras, correspondiendo casi el 95% a clientes minoristas.
  • Importe. El patrimonio medio gestionado por cartera de cliente minorista está cerca de los 100.000 euros. Según la información remitida por las entidades, el 35% de la gestión discrecional en España se canaliza a través de inversiones en fondos de terceras gestoras, mayoritariamente extranjeras. De todo el dinero comercializado en fondos, el porcentaje es ya casi el 19% del total. Incluyendo carteras gestionadas y ventas directas.

En el desglose que hace Inverco de los datos de BBVA AM, en este caso hasta septiembre, se puede observar que las categorías donde más dinero han retirado los clientes ha sido en fondos de renta fija a corto plazo (-2.685 millones de euros), fondos globales, fondos garantizados y fondos de Bolsa española.

De acuerdo con fuentes de BBVA AM, el mayor trasvase en la gestión discrecional de carteras ha sido en fondos de bajo riesgo. Se han vendido los productos de BBVA para contratar fondos de otras gestoras.

El declive del negocio de gestión de activos de BBVA también se aprecia en los datos agregados. Al cierre de septiembre, la entidad gestionaba fondos de inversión en España por un importe de 32.607 millones de euros, un 9,47% menos que la cifra de cierre de 2019. Parte de ese efecto se debe a la pérdida de valor de activos financieros (bonos y acciones) provocadas por la irrupción del Covid 19 y la consecuente recesión en Europa. Y otra parte, se explica por la salida de dinero de clientes.

En otros rivales directo, el patrimonio gestionado en fondos ha caído solo un -1,75% (CaixaBank), un -5,41% (Santander) o un -5,92% (Bankinter). Algunas entidades incluso registran crecimientos en esos primeros nueve meses del año. Es el caso de Kutxabank (+5,69%) o Ibercaja (+2,74%).

El avance de dos últimas entidades se explica en buena medida por la capacidad para conseguir atraer dinero hacia fondos de inversión en un ejercicio tan difícil como 2020.

En el caso de KutxaBank, la entidad ha logrado captar 1.039 millones de euros entre enero y octubre. Mientras, Ibercaja roza los 900 millones de euros de suscripciones netas, habiendo sido la que más dinero atrajo en el mes de octubre, junto con Unigest, la gestora de Unicaja Banco.


Menos comisiones

Los bancos cobran a sus clientes por gestionar su dinero. Ya sea con los mencionados contratos de gestión discrecional de carteras, vendiéndoles fondos o con el negocio de la pura gestión de fondos. Los ingresos, dependen del volumen gestionado. A menor patrimonio, menos comisiones.
La caída de los activos gestionados por parte de BBVA AM se ha dejado ya sentir en la cuenta de resultados del grupo bancario. Entre enero y septiembre, la entidad ingresó por comisiones en fondos y pensiones un total de 454 millones de euros, un 2,5% menos que un año antes. La caída en comisiones de fondos fue más pronunciada: del 4%.

Normas
Entra en El País para participar