Meliá frena su expansión y cancela tres contratos de gestión por el coronavirus

Las aperturas estaban previstas en Asia, Europa y Africa, respectivamente

Gabriel Escarrer, consejero delegado de Melia Hotels International
Gabriel Escarrer, consejero delegado de Melia Hotels International

Meliá, la primera hotelera española por tamaño, con 326 hoteles y 83.821 habitaciones al cierre del tercer trimestre de 2020, ha tenido que recomponer su estrategia de crecimiento ante el brutal impacto que la crisis sanitaria del coronavirus ha tenido en sus cuentas, con unas pérdidas de 470 millones de euros hasta septiembre. En los resultados del tercer trimestre, el consejero delegado de la hotelera, Gabriel Escarrer, retrasó la recuperación de la demanda al menos hasta la Semana Santa de 2021 y alertó de una situación financiera compleja, con una fuerte caída de ingresos y un elevado consumo de caja.

Todo ello ha llevado a que la compañía haya retrasado con carácter general los contratos de gestión, alquiler o franquicia previstos en el futuro (ni uno solo de los nuevos hoteles será de su propiedad) y que haya cancelado tres de esos contratos entre junio y septiembre. La estrategia de crecimiento a 30 de junio fijaba una meta de 57 nuevos hoteles, de los que 8 iban para 2020, 26 para 2021, 17 para 2022 y 6 a partir de 2023. Solo tres meses después, la cifra ha bajado a 51 hoteles y la previsión de cierre de esos contratos se ha retrasado, con 3 para 2020, 21 para 2021, 16 para 2022 y 11 a partir de 2023.

Desde la hotelera especifican que de los seis hoteles que han desaparecido de los planes de futuro, tres lo han hecho porque ya se han incorporado a la cartera de Meliá (Gran Meliá Chengdu en China, Melia Sunny Beach en Bulgaria e Innside Kuala Lumpur en Malasia) y otros tres contratos sí han sido cancelados. Estos tres últimos estaban asignados a las unidades de negocio de Europa, Asia y España, respectivamente. En este último caso, el contrato cancelado corresponde a un inmueble en Marruecos. Entre los proyectos de futuro Asia va a jugar un papel fundamental, ya que asumirá un 29,1% del total de la cartera en los próximos años, aunque el grueso de proyectos seguirá yendo a la región de Europa, Oriente Medio y África, que concentrará el 38,4% de las aperturas. Por su parte, España será el destino del 17% de los proyectos.

Normas
Entra en El País para participar