Inmobiliario

Brugera (Colonial) califica de demagógico el cambio fiscal a las socimis

Colonial vuelve a beneficio aunque el resultado cae un 98% interanual

Juan José Brugera, presidente de Colonial.
Juan José Brugera, presidente de Colonial.

El presidente de Colonial, Juan José Brugera, se mostró ayer contrario al cambio fiscal introducido en el proyecto de Presupuestos del Gobierno por el que se gravará el 15% en el impuesto de Sociedades sobre los beneficios no distribuidos por las socimis (actualmente exentas). “No nos afecta. Es una medida que tiende más hacia la demagogia que hacia la recaudación efectiva”, apuntó y señaló que la medida tributaria no gusta a la empresa porque la figura de la socimi o REIT internacional es reconocida internacionalmente con estas ventajas fiscales. Esta modificación tributaria tiene un efecto total muy limitado, de hasta 25 millones según la consultora JLL, debido a que las grandes reparten todo su beneficio.

Estas declaraciones las realizó Brugera a la prensa por motivo de la presentación de resultados hasta septiembre. El consejero delegado de la inmobiliaria, Pere Viñolas, indicó por su parte que la empresa ha entrado en una etapa en la que primarán más las ventas que las compras y desarrollos, un ciclo “neto en desinversiones” durante los próximos 12 meses mientras dure la crisis económica.

La compañía cierra el tercer trimestre con unos ingresos por rentas de 260 millones de euros, 0,9% inferior al pasado año debido principalmente a las desinversiones realizadas de activos no estratégicos, según la empresa. “El perfil prime de nuestra cartera de activos de oficinas nos permite afrontar el momento actual con mayor resiliencia, estabilidad y menor volatilidad que otros segmentos del inmobiliario”, afirmó Viñolas. Esta inmobiliaria dispone de propiedades por valor superior a 12.000 millones de euros, ubicadas en Barcelona, Madrid y París.

La inmobiliaria vuelve a beneficios frente a las pérdidas de 26 millones encajadas hasta junio. La minusvaloración de su cartera provocó un fuerte golpe al resultado neto, que se reduce en un 98% al pasar de 393 millones hace un año a cinco millones en este. La empresa se apuntó una depreciación por el valor de los activos de 104 millones, frente a la apreciación de 362 millones de hace un año.

Respecto a la crisis provocada por la pandemia de Covid-19, la empresa destacó que el 41% de los inquilinos han mantenido conversaciones con el equipo comercial, habiéndose cerrado a fecha actual todas ellas, con un impacto del 3% sobre los ingresos por rentas anuales para el 2020. Con los clientes más afectados por la crisis ha acordado diferimientos del pago, extendiendo de media los contratos entre 24 y 36 meses, correspondiente a aproximadamente 40 millones en las rentas futuras aseguradas.

Los ingresos de la cartera de oficinas de Madrid han aumentado un 22%, mientras que los de Barcelona lo han hecho un 8% y los de París se han reducido un 6%, todo ello por la rotación de activos y reformas de inmuebles.

Normas
Entra en El País para participar