Cómo reacciona históricamente Wall Street tras las citas electorales

Desde 1944, el S&P ha subido un 0,8% en promedio en los meses de noviembre electoral pero en los últimos años, los resultados han sido variables

Operadores de la Bolsa de nueva York
Operadores de la Bolsa de nueva York AP

La Bolsa estadounidense confía ahora en la historia de sus mercados en los años de elecciones para apuntalar las subidas a lo largo del mes. En lo que llevamos de noviembre, el índice acumula un alza del 7,32%. Y desde 1944, en los meses de noviembre de cada año electoral, el S&P ha subido un 0,8% en promedio, según la firma de inversión CFRE. Mientras que en diciembre ha subido hasta un 1,5% (de media).

DOW JONES 35.294,76 1,09%

Eso sí, con la continuidad de un partido en el poder, el comportamiento suele ser diferente que si hay cambio de partido para el inquilino de la Casa Blanca. Los históricos del S&P muestran que de media, desde 1950, los años electorales en los que el partido en el poder fue reelecto el mercado acumuló alzas del 10,96%; mientras que, los años en los que hubo un cambio de gobierno, el mercado ha rendido un promedio del 2,97%. Además, los resultados presidenciales positivos para los republicanos coinciden con mejores rendimientos en noviembre, mientras que las victorias de demócratas aumentan los incrementos del índice en diciembre.

En los últimos años, los meses de noviembre de años electorales han cerrado con resultados variables. En la anterior cita electoral, la de 2016, en la que Donald Trump ganó a su rival demócrata Hillary Clinton, el S&P 500 cerró noviembre con una alza del 6,97%.Y el año electoral se saldó con una subida del 9,54%, según Bloomberg.

En 2012, cuando Barack Obama fue reelegido presidente, noviembre finalizó en tablas, con un alza del 0,04%. El año finalizó con una subida del 13,4% para el S&P 500.

En 2008, las primeras elecciones que ganó Obama, el mercado se vio afectado por la sacudida de la quiebra de Lehman Brothers (ocurrida el 15 de septiembre), y el S&P 500 bajó un 7,34%. El año fue un desastre bursatil: e S&P 500 se dejó ese 2008 un 38,49%.

Cuatro años antes, en 2004, cuando George W. Bush derrotó a John Kerry, noviembre se saldó con un leve descenso, del 0,2%. El ejercicio finalizó con una ganancia del 8,99% para el S&P 500.

El peor resultado reciente se refiere a noviembre del año 2000,  cuando se libró la batall legal entre George W. Bush y Al Gore, que se saldó con Bush como presidente. Con un resultado electoral en el aire durante cinco semanas, el S&P 500 cerró noviembre con una caída del 10,3%.  El índice se hundió un 10,14% ese año.

En las elecciones del pasado martes, celebradas en mitad de la segunda ola de la pandemia de coronavirus, ya se el cierto optimismo bursátil. Las ajustadas mayorías en las Cámaras, que obligan a la negociación y alejan la posibilidad demócrata de sacar adelante algunas de sus medidas más polémicas para las grandes compañías, impulsó las subidas.

Normas
Entra en El País para participar