Infraestructuras

Sacyr se hace fuerte en el plan de mejora de la red ferroviaria de Portugal

Suma un nuevo contrato de 58 millones a otros tres en ejecución; pugna en dos concursos, y estudia dos más para modernizar líneas

Un tramo de vía en obras de la red de Infraestruturas de Portugal.
Un tramo de vía en obras de la red de Infraestruturas de Portugal.

La necesidad de reformas en la red de ferrocarril de Portugal se ha convertido en toda una oportunidad para el grupo de infraestructuras Sacyr, que cuenta con presencia local desde hace dos décadas a través de Somague.

La compañía acaba de adjudicarse un contrato para modernizar la línea de Beira Alta, concretamente el tramo Santa Comba Dão-Mangualde, con un presupuesto de 57,6 millones de euros.

El encargo, conseguido por las filiales Sacyr Somague y Sacyr Neopul, se suma al del mantenimiento de vía y catenaria de la Red Nacional de Ferrocarriles de Portugal a lo largo de 1.000 kilómetros; la electrificación de la Línea Minho entre Viana do Castelo y Valença-Fronteira, en un trazado de 50 kilómetros (18 millones de euros), y a la construcción de un segmento de 40 kilómetros que formará parte del Corredor Internacional del Sur.

La cartera de obra de la constructora se acerca a los 300 millones en la red ferroviaria portuguesa

Este último tramo enlazará los puertos del sur de Portugal (Lisboa, Sines y Setúbal) con la red ferroviaria que conecta con España a través de Badajoz. La inversión aparajeda es de 130 millones, la obra fue ganada en mayo del año pasado y ofrece 28 meses de carga de trabajo.

La cartera ferroviaria de Sacyr en el país vecino se acerca a los 300 millones repartidos entre las cuatro adjudicaciones, tres de ellas en curso y la cuarta recién obtenida. Pero la empresa que preside Manuel Manrique busca ampliar su presencia en la mejora de la red portuguesa. A día de hoy participa en dos concursos y analiza otros dos.

El mayor empuje de la Administración lusa en este terreno, pese a las dificultades que entraña la crisis sanitaria y económica, va a ser alimentado con la recepción de fondos europeos de ayuda a la recuperación.

Plan Ferrovia 2020

La posición de Sacyr es óptima para aprovechar esta revitalización tras años de atonía. Y es que, Portugal venía de frenar el desarrollo de la conexión con España en alta velocidad por el impacto de la crisis financiera.

El plan Ferrovia 2020, con inversiones por 2.000 millones, supone actuar sobre el 40% de los 2.500 kilómetros de vía de Portugal

Solo el plan Ferrovia 2020, lanzado cuatro años atrás y aún con importantes obras por ejecutar (el último contrato de Sacyr corresponde a este programa), prevé mejoras sobre 1.000 kilómetros de vía con una inversión que se va hasta los 2.000 millones. Esto supone actuar sobre un 40% de una red de poco más de 2.500 kilómetros.

Los trabajos en el corredor internacional Norte están presupuestados en 676 millones (386 millones financiados por la UE); el corredor Sur se lleva 627 millones ( 389 millones de la UE); el Norte-Sur calca las cifras anteriores, con 627 millones de inversión y 389 millones de financiación comunitaria, y el plan prevé obras por 264 millones en líneas complementarias (141 millones con fondos de la UE).

La actuación ganada ahora por Sacyr tiene un plazo de ejecución de 760 días y abarca la renovación integral de la vía y su infraestructura a lo largo de 40 kilómetros. La constructora tendrá que ocuparse del movimiento de tierras, drenaje, colocación de raíles, infraestructuras de señalización y telecomunicaciones, etcétera.

Aldesa gana un tramo de 61 millones en la línea Oeste

El grupo Aldesa forma parte del consorcio que se apuntó el pasado viernes uno de los mayores contratos de modernización de la Linea Oeste de Portugal. La española comparte equipo con las locales Agrupamento Construções Gabriel A. S. Couto y M. Couto Alves para los trabajos de mejora del tramo Mira Sintra-Meleças-Torres Vedras.

El importe de las obras es de 61,5 millones de euros. El contrato forma parte de un programa de reformas licitadas en esa línea Oeste que asciende a 155 millones de euros.

Las empresas deberán acometer la electrificación de 43 kilómetros de vía, suprimir pasos a nivel o realizar mejoras en cinco estaciones y seis apeaderos.

Normas
Entra en El País para participar